14 febrero 2007

JIM BRIDWELL (Pájaro Yosemítico) Part I

Llegó como quinceañero al Yosemite de principios de los 60´s, y, a base de pegarse a los grupos de importantes escaladores de la época y acompañarles hasta la base de sus escaladas, acabó por recibir el preciado relevo de la escalada en las grandes paredes. Este es un repaso a sus orígenes, basado en el artículo de reciente aparición en la revista norteamericana “Alpinist”, en el que Jim Bridwell cuenta algunas de sus memorias. Además hacemos un breve resumen histórico de algunas de sus más importantes aperturas en el Valle, para tratar de entender lo que fueron representando para el mundo de la escalada artificial.





Sus comienzos…

De su primer invierno en Yosemite recuerda la polémica que suscitó la apertura de ls “Dihedral Wall”. Robbins y los suyos se indignaron por el uso masivo de tácticas de asedio mediante cuerdas fijas, algo que ya parecía superado tras haberse abierto la Salathé. Poco después participó en la recuperación del cuerpo de Jim Baldwin, uno de los aperturistas de la “Dihedral”, fallecido al acabársele la cuerda en un rapel nocturno.



Mediada la década de los 60’s la fiebre de la escalada en libre comenzaba a aturdir el campo 4. Con Layton Kor liberó la “Rixon´s Pinacle Far West Side”, cuando este último se quedó sin compañeros. Así fue como escaló su primer largo de primero, un offwidth que se abría hasta transformarse en una chimenea estrecha. Layton fue su primer mentor. De él aprendió a escalar con rapidez, sin importar si tirabas de una cinta o pisabas una clavija. Lo importante era moverse rápido. Años después, en las montañas, pudo agradecerle esa enseñanza, en múltiples ocasiones.


Verano del 64…

Esta parece ser la fecha en la que fue finalmente aceptado en la gran familia del campo 4. Frank Sacherer le pidió que le acompañara a liberar el Espolón Norte de la Middle Catedral, una antigua vía de artificial de Warren Harding (Por lo visto Sacherer, que debía andar por los 24 años de edad en ese momento, era esperado cada atardecer en el campo 4, para que desvelara que nueva ruta había liberado). Los cuatro largos de artifo de la vía fueron liberados, tres de ellos de 5.10 (6a+ de aqui), máxima dificultad que se hacía en ese momento allí. Además, esos cuatro largos, fueron los únicos momentos en los que la pareja se encordó en toda la vía. Poco después realizaron la segunda ascensión en libre de la “Crack of Doom”. Jim acababa de aprender lo que significaba ser el compañero de Frank.
Jim fue confirmado por él como su mejor compañero de ese verano, algo que le aduló e inspiró en los valores del riesgo y el peligro (compromiso), para todas sus escaladas venideras.



La Crack of Doom


Parecía como si cualquier salvajada que Frank pensara, pudiera hacerse realidad. Una noche dijo que quería escalar la Nose en el día. Si lo hubiera dicho cualquier otro habría habido risas generales, pero al ser él, nadie ponía objeciones…” (En 1975 Jim Bridwell participó en la primera escalada, en el día, a la Nose)



Billy Westbay, Jim Bridwell y John Long después de hacer la Nose en el día...


La Era Jipi…

A finales de los 60´s Bridwell gozaba de ciertos privilegios en el campo 4. Su tienda tipo “jaima” vivía en continua fiesta. Discos de Hendrix, Bob Dylan y los Rollin no paraban de sonar gracias a un cable que derivaron de las luces de los servicios públicos. Y todo ello por tener contentos a los rangers, ya que Jim organizó la primera escuadra de rescate para colaborar con ellos.

Ya en los 70 Yvon Chouinard comenzó a fabricar los primeros figureros del valle, y con ellos llegaron las primeras ascensiones sin maza a muchas vías. Aquello revalorizó la ética de los puristas como Robbins o Barber. Poco después Ray Jardine haría posible el primer 5.12 (7a+), gracias a su revolucionario invento: el friend (cam). A pesar de todo esto, Jim continuó desarrollando sus técnicas propias de artificial, ya que aun eran algo muy necesario en las paredes.




El recorrido de la Aquarian


Aquarian Wall, 1971

La primera vez que te pones delante de un big wall, la inmensidad de la roca se te viene encima. Pero según despegas del suelo, y coges suficiente altura, la sensación comienza a suavizarse, como si las leyes de la gravedad pudieran modificarse con el cambio de la perspectiva” (Jim Bridwell)

Esta fue su primera gran apertura. El y Kim Schmitz buscaron un paño virgen en el Capitán, donde no hubiera que burilar demasiado. Fue un paso difícil para ellos, no solo les imponía la gran roca, sino también los nombres de todos los grandes predecesores. Avanzaron cautelosos laceando todo lo que podían y usando unas clavijas nuevas, las “Leeper en Z”, que aguantaban poco peso, y cuando no quedaba más remedio metían miniburiles de aluminio (dowels).

Fue A4 hasta los 90


Jim burila para abandonar el Continental Shelf durante la apertura de la Pacific

Pacific Ocean Wall, 1973-75

Los primeros diez largos fueron abiertos en 1973, por Jim, Werner Braun y Dale Bard. Llegaron hasta las repisas del Continental Shelf (Arrecife Continental). Se retiraron, y con la idea de volver y abandonaron bastante material allí. Pero más adelante se arrepienten y deciden que era poco deportivo subir teniendo allí arriba todo aquello. Bard y Braun suben por la North Américan Wall, rapelan hasta las repisas de la Pacific, y enganchan todo el material a un pequeño paracaídas con idea de hacerlo bajar suavemente y que no se estropee. Pero el vuelo no fue como planearon, y, debido a corrientes ascendentes, el paracaídas va a parar a la repisa de la New Dawn, conocida como Lay Lady Ledge, unos 250 metros más arriba. Después de otra misión de “rescate” parecida, Bard y Braun se vieron incapaces de acabar la vía.


Dale Bard en el L6 de Excalibur, largo abierto por Jim (A5 del 74)

En 1975, Jim Bridwell regresó a la ruta en compañía de Billy Westbay, Rick Reider y Mike Graham. Reider arranca un bloque en el L5, con tan mala suerte que le golpea fuertemente en la cabeza, necesitando cirujía cerebral urgente. No muere pero le quedan lesiones de por vida. Entonces Jim y Billy reclutan a dos inexpertos, Jay Fiske y Fred East. La escalada continua, dura y delicada. Para la progresión utilizan pequeños cooperheads, que, frecuentemente, colocan en pequeños agujeros tallados en la roca. Esto genera gran controversia frente a los partidarios de no modificar la roca de ese modo (grupos como el de Porter, Sutton o Burton, aperturistas en ese momento de importantísimas rutas como las Magic Mushrooms, Tangerine Trip, Mescalito, Zodiac, Excálibur o The Shield, por ejemplo, la mayoría A5 de la época, prefieren colocar bolts allí donde la roca no da oportunidades naturales). Pero la filosofía de Bridwell y Westbay busca huir de los bolts a toda costa, y con ello la exposición de sus largos se incrementa enormemente.


Westbay durante la apertura


Según Billy Westbay, la falta de experiencia de los dos compañeros reclutados, unida a la tensión de la escalada, genera un amotinamiento abordo. La suave voz del capitan Bridwell trató de acallar la revuelta, pero finalmente tuvo que dejar las cosas claras:

No habrá motines a bordo de este barco, y el que lo intente, caminará el tablón hasta caer a los tiburones…”



Bridwell y Hawkins descansan en un relevo de la apertura


Acabaron en la cumbre, tras 9 días de escalada, y solo 75 bolts totales en 28 largos.
La primera ascensión sin maza no llegaría hasta 1997, graduándose como C4.

Grados actuales McNamara: VI 5.9 C4F ó A3 27largos (15 largos de C3 / y dos de C4)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ma gustao el artículo, coño, ma gustao...

- Alkarrian Bull

Acoso y Derribo dijo...

este si que era un hippie. ya no quedan escaladores asín. mánaye, a ver si te curras uno de estos en la que tu y yo sabesmos

kili dijo...

buen articulo, si señor. si no habeis leido su libro, el de bridwell, leerlo, me gusto bastante.
ahora habra que estirarse e ingresar algo en su cuenta. estoy dispuesto a donar las chapas del roquero para tan buena causa