27 febrero 2007

Ganadores y perdedores en la montaña.

En Eslovenia, para nombrar la fama usamos un nombre de mujer: Slava. Nuestros mayores suelen decir: “Slava je kurba” (la fama es una zorra): un día duerme con uno, y al siguiente con otro. La fama es una trampa creada por los media en la que el pagado de sí mismo pronto es atrapado y explotado, dándose cuenta demasiado tarde de que la verdad y el honor no viven en la misma casa que la notoriedad. Al público no le importan realmente los escaladores, que son meros eslabones en una incestuosa cadena que es alimentada por los media para promocionar o criticar de acuerdo a sus intereses. Los organizadores del Piolet de Oro saben y cuentan con un cruel hecho: siempre encontrarán gladiadores y payasos desesperados por representar su papel en el circo de la fama. La pregunta más interesante es: ¿es esto un reality show, o un culebrón?

Puedo escoger el vino que tomo. La comida que como, los libros que leo o las películas que más me gustan, en un momento determinado, pero un jurado no puedo decidir cual es la mejor o peor para todo el mundo durante todo un año. Si un jurado escoge un solo ganador, automáticamente esto implica un perdedor: esto es la esencia de la competición. Y el primer puesto implica un segundo y un tercero. ¿Es el tercer puesto realmente peor, o bien simplemente el ganador se adaptó mejor al juego de la manipulación? ¿Exageraron la belleza de su ascensión de una forma más eficaz, supieron vender su producto mejor al jurado?


Marko Prezelj
Kamnik, Eslovenia

www.alpinist.com

No hay comentarios: