03 julio 2008

CARLOS HERNÁNDEZ


Pundonor, fe, y ética estricta, podrían ser los calificativos que mas se ajustaran a este escalador madrileño, desaparecido hace pocos años. Así le recuerdan quienes le conocieron bien. Y no hay más que observar su legado de rutas en la Pedriza, para darse cuenta de lo importante de su momento, y de sus escaladas. Vaya este breve artículo en homenaje a su memoria.

Cárlos pedaleando en lo que parece la "Asun" del Pajarito



Estos son los recuerdos de Oscar Keemiyo, autentico instigador de este homenaje, y al que debemos la gestión para conseguir el material fotográfico del mismo (¡Gracias Oscar!):

“Le llamábamos el “ventosillas”, por su extremada habilidad en las placas de la Pedriza. Hace como 8 años hice con él una vía que creo que abrió él en el Pájaro, a la izquierda de la Tino, por unas placas que no veas como te escurrías. Era finísimo escalando, sobre todo con un pundonor y un coraje tremendos…un tío con un corazón como no he visto otro igual. Y un amigo de verdad. Cuando tuve el accidente, el único que estuvo viniendo a verme durante un año, prácticamente todas las semanas, fue Carlos” (Oscar Keemiyo, 2007)



Carlos en acción en la "Ahí va la liebre Don Álvaro", en el Cancho Butrón


Chapando en "mar abierto", en la "Ahí va la Liebre Don Álvaro", durante su encadenamiento.




Carlos fue uno de los primeros usuarios de la goma cocida, descubierta e introducida allá por 1981. Si bien el grado ya estaba a un gran nivel por aquellos años, como así lo demuestran las aperturas y equipamientos de la cordada Gálvez-Chochín (con vías como la “Sobredosis” o el “Espolón Lunático”), muchos escaladores coetáneos, como Ramón Portilla (también gran especialista plaquero del momento), le recuerdan como el máximo especialista en placas de adherencia:

“…En esos años Jesús Gálvez también estaba muy fuerte, y aunque creo que Jesús es más completo y que es el escalador más fuerte de mi generación, a todos los niveles, Carlos Hernández estaba por encima de todos los demás en placas de adherencia. Él era el que más dificultad pura era capaz de hacer, en esta especialidad, además, con un carácter de exposición total, ya que ponía los buriles muy lejos de los pasos difíciles, para que no pudieras ayudarte de ellos. Si sus vías no hubieran sido reequipadas como lo fueron, poca gente sería capaz de repetirlas como las hacía él, con los cañonazos de quince y veinte metros…” ( Ramón Portilla; extraído de Pedriza 32 Sendas de la Vertical )



Probando los pasos de la Pabellón de la Verdetroncha, en el Hueso, durante su proceso de equipamiento



Entre 1982 y 1983, Carlos Hernández, Ángel Escribano y Juan Aznar, equipan y encadenan grandes clásicas de la adherencia. Líneas como “Moreno Hospital”(6c) y “Ahí va la liebre Don Álvaro”(6c), en Cancho Butrón; “Pabellón de la Verdetrocha” (6c+), en el Hueso; la “Parecida”(6b+), de cinco largos y 200m de placa, en el risco del Pájaro; ó la que consiguió mayor dificultad, la “Agárrala por donde puedas” (7a), en el Pan de Kilo.

Carlos y Ángel Escribano encadenando la Moreno Hospital



Más que por su salto en la dificultad, estas rutas destacan por su filosofía de equipamiento, ya que colocan el mínimo número de seguros, por ética y respeto a la roca (hasta 7 metros entre chapas), y los ponen lejos de los pasos difíciles. Muchos de estos buriles eran dobles (dos tornillos de 8mm en paralelo, llamados “estereo”), con objeto de aguantar los fuertes saques de estas caídas.

Carlos comenzando el L2 de la "Agarrala por donde puedas" del Pan de Kilo

Carlos encadenando el L2 de la "Agarrala..."



“En el tema de los seguros intermedios, lo que se pretendió fue colocar los mínimos, y lo más lejos posible de los pasos difíciles, para que no se le quitara la gracia……además la vía tenía la carga psicológica de que los tornillos que había solo entraban unos tres centímetros en la roca…y cada uno sabía lo bien que habían quedado los que ponía, pero no sabía con certeza la calidad de los que ponían los demás…

De todas maneras, en este tipo de vías, tampoco volabas al caerte, sino que patinabas por la placa, dejándote arrastrar, y en caso de topar con algo peligroso, saltabas un poquito para atrás. Con todo y con eso, en esta época seguía sin valer caerse”

(Ángel Escribano; extraído de Pedriza 32 Sendas de la Vertical)


En un vivac en el Tranco



Jaime Garrigós, que también escaló algunas de estas vías con el grupo, y que tuvo la idea original de abrir la Parecida (aunque el número y colocación de los seguros corrió por cuenta de Carlos), recuerda así los momentos de la apertura de esta ruta:

“El quinto y último largo de la ruta, era el más comprometido. Desde abajo se veían unas prometedoras bolas en el granito, pero que luego engañaba bastante. Allí había un paso complicado en el que para alcanzar el buril había que subirse a una de esas formas, pero el aleje era grande, cerca de diez metros hasta el seguro anterior…

“Creo recordar que ese largo lo dio Carlos. Era el escalador más potente de la Pedriza en aquel momento, un tipo muy fuerte y radical, incluso mejor que Gálvez, en placas. Un auténtico especialista en placas pedriceras…”

(Jaime Garrigós; Pedriza 32 Sendas de la Vertical)
Carlos practicando boulder en la Pedra

Un abrazo Carlos, allá donde estés....

22 comentarios:

Javi L. dijo...

Increible, muy bueno. Me ha encantado.

Vlady dijo...

Por curiosidad...que marca de gatos eran esos primeros que se ve usaba en las fotos?

Salu2

Talets dijo...

que wapo kiko, este era de grande como los alejes que dejaba..
una pena no haberlo conocido, menudos regalitos que nos habría dejado con unos miura jajaj
1saludo

Diego dijo...

Muy buen artículo amigo.

Hacía tiempo que no leía algo tan bueno por este mundo de la wÉs.

Gracias, Diego

Kiko dijo...

Los blancos eso eran Paragot creo vlady, creo que eso escurria como los escurreal o más....vamos unas bambas total

Kiko dijo...

Talets a ver sieste invierno vamos al Pan de Kilo (pan de kiko que diría tino)....dejaté de miuras, y recauchta las adidas....mamons

Talets dijo...

Mas bien lo llamaría Collado d las Chorreras extension pa la enmienda.. El Butrón ya no es lo q era

Kiko dijo...

no lo pillo...

fernanmatus dijo...

Joder, que recuerdos!! Hice la "Agarralo por donde puedas" en los ultimos '90 yo creo...y me pareció una de las vias más dificiles de La Pedra, sin duda.
Pensé en sus aperturistas, "acordándome" de alguno de ellos en más de un momento!!:-).
Grandes...

tumoe dijo...

Me ha gustado mucho el artículo y las fotos...
Menudos viotes...

Carlos dijo...

Una persona que me enseño y me ha influido muchisímo en mi forma de pensar y ser, no he conocido otra igual.Te quiero...
tu sobrino Carlos.
Muchas gracias por el reportaje.

sandra dijo...

era la persona con el corazon mas grande que he conocido y se que le hubiera gustado leer esto por que la escalada era su vida!! TE LLEVO SIEMPRE CONMIGO PAPA te quiero tu hija sandra mil besos alla donde estes

karlitos dijo...

Papa q t qiero mucho y q no t olvidare pase lo q pase q siempre estaras en mi corazon y q t echamos muxo de menos,q espero q stes bien alla donde estes
de karlos ti hijo.

Kiko dijo...

Un emocionado saludo a sus hijos, me ha impresionado mucho ver lo que habeis escrito....que lastima no haberle conocido. Kiko.

Víctor dijo...

Trabajé con Carlos varios años y a pesar de compartir muchas horas de charla sobre montaña, no pudimos encontrar el momento para salir juntos al monte, ¡¡¡¡maldito trabajo!!!. Me enseñó mucho de nuestro peculiar curro y aprendí también de su particular y radical visión de la escalada.
Todavía tengo enmarcada la foto del Naranjo que me regalaste. Un abrazo amigo. Los que te conocimos de verdad, nunca te olvidaremos. Siempre hay un recuerdo para ti en cada cumbre lograda.
Víctor.

Juanjo dijo...

Tuve la suerte de conocer a Carlos trabajando con el, fue quien me enseño y me instruyo en este oficio tan complicado de realizar, pero lo mas importante es que paso a ser mi gran amigo Carlitos de lo cual me siento muy orgulloso, la escalada era su vida y la vivía asta cuando te contaba como realizo la ultima Subida, pero tenía una prioridad mayor su familia y amigos por los cuales tenía claro que si fuera necesario daría su vida

Sandra, karlitos un saludo
Juanjo

Juanjo dijo...

Tuve la suerte de conocer a Carlos trabajando con el, me enseño e instruyo en este oficio tan complicado de realizar, pero mi mayor suerte fue ser su amigo, Carlitos como le gustaba que le llamaran sus amigos, amaba la escalada la vivía asta cuando te contaba la ultima subida, pero su principal prioridad era su familia y amigos por los cuales estaba dispuesto a dar su vida si fuera necesario

Un saludo Sandra, karlitos
Juanjo

Anónimo dijo...

He encontrado por casualidad el blog, y al leerlo he recordado a Carlitos. He recordado algún día de pasos en la Camorza, hace la tira de años; alguna escalada en la Pedriza y los Galayos, aunque nunca escalamos mucho juntos; un viaje a Terradets y aquellas inolvidables noches escuchando música en tu casa, o en la de Javi, hasta las tantas de la noche. También cuando venías a verme al curro, algunas veces con tu hijo pequeño, recuerdos, y no he podido evitar el escribir este saludo: hola, amigo, tu presencia sigue viva en nuestros corazones. Pedro.

Carlos dijo...

Muchas gracias a todos Carlos era mi padre de verdad gracias a todos por los comentarios. Un saludo.

Kiko dijo...

Sandrá a ver si te devuelvo eso.....te llamé hace un tiempo y te deje un mensaje de voz.....un abrazo, Kiko

Anónimo dijo...

No sabeis quién soy ni tampoco se quién sois vosotros ... salvo Sandra. Hace muchos años, quizá cerca de 20 me dirigí hacia la Tortuga, donde desde Cantoco había visto a gente escalando, a ver si había suerte y me dejaban escalar con ellos (yo iba con mi pareja, pero ella no escalaba) ... cuando llegué allí había dos mayores (uno de ellos era Carlos) y una niña (Sandra, que yo la recuerdo con unos 5 añitos).
No me hizo falta pedirles si podíamos escalar juntos ya que Carlos enseguida me ofreció encordarme con ellos, a pesar de no conocerles de nada. Estuvimos escalando también en el Cancho Butrón y desde el primer momento me dí cuenta de que además de escalar como nunca había visto hacerlo antes, cuanto más exposición había más disfrutaba ...
Pues bien, pasamos el día y al final bajamos a los bares de Cantoco. Recuerdo que Carlos enseguida pidió comida y bebida para todos como para una boda ...yo
le dije que era estudiante y no tenía dinero como para permitirme esos lujos, a lo que contestó que todo corría de su cuenta. A partir de aquí quedamos alguna vez más para escalar pero, aunque me acerqué un día a verle a Villalbilla, ya que soy de un pueblo cercano al suyo, luego le perdí la pista hasta que me he enterado que nos ha dejado.

Sólo puedo decir que compartí con el pocos momentos, pero suficientes para saber que era una persona íntegra y generosa, ademas de un escalador excepcional.

Saludos

Unknown dijo...

Así era exactamente Carlos, tal y como acabas de describir cuando lo conociste en la Tortuga: tan generoso como humilde; sin mencionar sus cualidades para el deporte y la escalada, que tan bien lo han descrito sus colegas aperturistas con más cualificado criterio.
Aprovecho la oportunidad de haber descubierto este blog para ofrecer tanto a su hija Sandra como a tí Carlitos la oportunidad de ver y descargar las fotos de un día de noviembre de 2000 cubierto de niebla en Madrid y con excepcional mar de nubes en la sierra, que sin apenas material, -no teníamos previsto escalar-, subimos a Maliciosa desde la Barranca y por la clásica vía Ezequiel coronamos la misma. En el descenso Carlitos se despeña por una pedrera en zona de máxima pendiente y como un resorte Carlos se tira tras de él a degüello. Lo bajamos corriendo al Hospital RyC tras un breve reconocimiento en la ambulancia que nos esperaba en la presa junto al hotel la Barranca.
Estas fotos que he podido escanear se hallan en mi Muro de Facebook. Estoy a vuestra disposición. Fueron tantos los momentos que compartí con Carlos tanto en el trabajo como fuera de él, día tras día, la sierra, la ciudad; tantos lugares y situaciones que puedo afirmar con rigor y acierto que no he vuelto a conocer a nadie como él; ni antes ni después. Espero que esté en lugar que merece.
Carlitos: puedes bajarte las fotos desde mi perfil en Facebook: LEONARDO TOSCANA.
Recibe un fuerte abrazo.