02 diciembre 2010

HISTORIA DE LA ESCALADA EN ROCA (1920-1930)

Felix Simón escalando hacia 1930





La posguerra trae consigo un considerable aumento en el número de practicantes de la escalada y el alpinismo, y son las capas sociales mas desfavorecidas las que vuelven a encontrar en las montañas una vía de escape a la decrepitud social. Y en concreto es en los países perdedores de la primera gran guerra, Alemania y Austria, donde, a expensas de los grandes avances técnicos de la “Escuela de Munich”, surgen grandes escaladores que darán una nueva vuelta de tuerca al devenir escalada en roca en los Dolomitas.


Pero como gran excepción a esta norma, y al margen del nuevo movimiento germánico, en 1921, la cordada italiana formada por Francesco Jori, Arturo Andreoletti y Zanutti, con tan solo 4 clavijas y un vivac en pared, resuelven los 1500 metros de desarrollo de la pared norte del Monte Agner (V grado). Todo un hito en la historia de la actividad.








La norte del Agner






Tres años después, gracias a los avances de la “Escuela de Munich”, los Dolomitas ven aparecer la primera ruta de VI grado. Es en agosto de 1924, y sus artífices son Rolando Rossi, de Innsbruck, y Felix Simon. La cara norte del Monte Pelmo tiene 850m de pared, y para ellos solo usaron 8 clavijas, en numerosos pasajes de V-sup, y necesitaron un vivac para culminarla.






Rolando Rossi







La pared norte del Pelmo



Felix Simon


El trazado de la vía







La Escuela Alemana esgrime pues su supremacía, aun se escala con cuerdas de cañamo atadas al pecho y con suelas de esparto. La polémica de los pitones continúa. Como ya se temieron los escaladores de la década anterior, dos grandes tendencias bifurcan ahora sus trayectorias: por un lado los más clásicos, que buscan nuevas rutas en las que predomine la escalada libre, y por otra los “progresistas”, que eligen sus trazados pese a que requieran un gran número de clavijas.

Otro de los legados fundamentales de Dulfer había sido la elegancia en el trazado. Una especie de carácter artístico añadido a la escalada. Pero no por ello se debía abusar de las clavijas. La primera lluvia de críticas recae sobre la cordada Rossi-Wiessner, y su vía al Fleischbank, proyecto inacabado de Dulfer en el que colocan numerosas clavijas, muchas de ellas precarias y de progresión.




La Rossi-Wiessner del Fleischbank




Fritz Wiessner, escalador de Dresde, une sus fuerzas a las del bávaro Emil Solleder, y juntos atacan otro de los proyectos inacabados de Dulfer, esta vez en el espolón norte de la Fruchetta. Desde el llamado “pulpito Dulfer”, Solleder atraviesa audazmente hacia la derecha, y encuentra la salida de la cresta noroeste. Esta actividad sería sin duda premonición del gran logro de la década: la pared de las paredes, la Civetta (sobre ella se puede leer en este enlace: http://a5lunnis.blogspot.com/2009/01/la-civetta-y-emil-solleder-1925.html)




La Solleder de la Civetta



Emil Solleder en un delicado pasaje dolomitico

Emil Solleder




La Trilogía Solleder se completa, también en 1926, con la ruta al impresionante Sass Maor, una vía de 1000m de desarrollo, con dos travesías muy técnicas de VI grado.





El Sass Maor



La Solleder al Sass Maor




También es digno de mención el aporte de otro alemán, Willo Welzenbach, y su providencial aplicación de las técnicas y conceptos de la “escuela de Munich” al mundo del hielo. Además introduce las puntas delanteras en los crampones, lo cual facilitará, en la década venidera, el asedio a las grandes caras norte de los Alpes, léase Espolón Walter, Norte del Eiger y Norte del Cervino. Además de sto, es el responsable de la unificación de los grados, hasta entonces completamente disgregados, bajo una única escala de graduación UIAA ( I,II,III,IV,V,VI ), graduación que aun sigue funcionando en nuestros días.



Willo Welzenbach






A fines de esta década comienzan a aparecer diversos escaladores y cordadas de gran nivel que a continuación vamos comentar:




El austriaco Hans Steger, consigue la primera repetición de la vía Preuss al Campanile Basso, y la segunda a la Dibona del Croz dell Altísimo, y en cordada con Paula Wiesinger (primera mujer en alcanzar el sexto grado), consigue la primera repetición de la Norte del Pelmo. Además, en la Cima Una, abren una importante ruta con un vivac (800m, VI-A0), y otra en la muralla oriental del Catinaccio.





La Steger-Wiesinger a la Cima Una



Hans Steger y Paula Wiesinger





El italiano Domenico Rudatis, auténtico divulgador de los conceptos alemanes en el lado italiano, abre en compañía de Leo Rittler y R. Videsott, y en varios intentos, la que está considerada como la primera vía de sexto grado italiana, el espolón oeste de la Busazza.




La vía Rudatis de la Busazza




Uno de los croquis de Rudatis







Y es también en este momento en el que aparece la importante y prometedora figura de Emilio Comici, natural de Trieste, atleta dedicado a diversos deportes que descubre la escalada tardíamente, y que pronto demuestra un gran gusto y audacia para los recorridos. Junto a G.B. Fabjan recorren la pared noreste de la Sorella di Mezzo (600m MD sup.)








Emilio Comici





La Comicci de la Sorella di Mezzo





Coetánea es también la apertura, en dos ataques, de Rudolf Peters y Adolf Deye a lo largo de los 800m del espolón norte de la Madre dei Camosci, con su impresionante diedro de 200m. Así como la dificilísima vía de E. Krebs y Toni Schmid en el centro de la Lalidererwand (800m, VI-A1).



La Peters-Deye de la Madre dei Camosci





La década se cierra con el gran logro del modesto guía Luigi Micheluzzi, sobre la segunda gran muralla de los Dolomitas, la deseada y respetada Marmolada. Sus acompañantes son R. Perathoner y D.Cristomanos, y la ruta ataca el imponente pilar sur de la Punta Penia. Treinta horas fueron necesarias y solo 6 pitones, con un vivac, y VI grado para los 550m de su trazado.



Luigui Micheluzzi








La Micheluzzi de la Marmolada

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un poco mas de historia de la escalada http://www128.pair.com/r3d4k7/HistoricalClimbingImages1.html

Elbsandstein (Dresden - Sachsen):
1902 Nonne: westweg V UIAA escala
1906 Spannegelturm: Perrykante VI (V+)
1910 Osterturm: Emporweg VI+ (6a)
1918 Wilder Kopf: Westkante VII- (6a+)
1921 Raunschentorwäcter: Kuniskante VII (6b)
1952 Schwager: Talweg VII (6c)
1965 Frienstein:Königshangel VIII- (6c+)
1970 Schwager: Nordwand VIII (7a)

Es una relación historica de la evolución de la dificultad en la escalada en libre en esta zona.
Escalar una via de una dificultad de 6a abierta en 1910 y con exposición considerable te da unas sensacione especiales.
Ha sido agradable encontrar y leer tu blog.

Anónimo dijo...

Gracias por tu trabajo, muy bien documentado con fotos históricas. Gracias por tu trabajo.

Un escalador veterano.

Kiko dijo...

Un placer anonimo veterano....