21 noviembre 2008

Paul Preuss (1886 - 1913)

Hijo de un profesor de música húngaro y de madre francesa. Pronto abandonó su Viena natal para estudiar en Munich. Estudió fisiología (biología) y con total seguridad hubiese sido un profesor influyente, de no haber sido por su prematura muerte a los veintisiete años.




Llegó a escalar más de 1200 vías (un dato muy relevante para los años de los que estamos hablando, y su edad) de las cuales 300 fueron escaladas en solo y 150 fueron primeras ascensiones. Un fatal accidente mientras escalaba la cara Norte del Manndlkogel acabó con todo. La última vez que fue visto con vida fue el 22 de Septiembre, cuando se dirigía solo a la cara norte.



En la actualidad, es muy factible asociar a Preuss con la escalada artificial, pues numerosas de sus vías en Dolomitas están repletas de clavos, pero esto no es cierto, pues todos estos clavos fueron puestos después de la primera ascensión.

Preuss estaba totalmente en contra del uso de los clavos y de las maniobras de cuerda. Él veía en todo esto una ofensa contra las éticas del alpinismo, considerando el uso de las técnicas de escalada artificial, como un paso hacia atrás en el progreso del Alpinismo.

Con el tiempo, fue demostrando a los escaladores que esos largos "imposibles" escalados mediante técnicas artificiales, podían ser escalados en libre y sin uso de clavos.

Como dato curioso, podemos destacar su escalada en solo abriendo la cara Este de la Campinale Basso el 29 de Julio de 1911 en dos horas. Dicha escalada intentó ser repetida por Pino Pratti, quien murió en el intento. Debieron de pasar diecisiete años para conocer su primera repetición.



Preuss tenía una confianza plena en sus habilidades como escalador, y en su gran fortaleza psicológica, esto le permitía afrontar sin el uso de clavos grandes dificultades en escalada.

El Dr. Günther Freiherr von Saar destacaba la gran belleza de los movimientos de Preuss al escalar. Metro a metro con un perfecto equilibrio mientras se afianzaba a los salientes de la roca subía con total confianza, pero era capaz de retroceder con precisión sobre sus pasos cuando se sentía inseguro o cansado.



El Dr. Günter remarcaba también lo mucho que la ética influenciaba en las escaladas de Preuss:

AXIOMA DE PREUSS

El montañero, especialmente el escalador, debería limitar siempre sus ambiciones a su capacidad.
No debería de probar nada para lo que no esté preparado. Esto nos lleva a los siguientes seis teoremas:

  1. Uno no debe de estar igual de preparado que la expedición con la que se compromete, sino por encima.
  2. La dificultad real que un escalador puede escalar con seguridad, es aquella que puede destrepar, y aquella para la que él se considere a sí mismo preparado. Esto debería de representar los límites en el intento de la escalada.
  3. Por lo tanto, el uso de técnicas artificiales sólo llegarán a justificarse en caso de un repentina amenaza de peligro,
  4. Los clavos son una ayuda de emergencia y no la base para la realización de una escalada.
  5. La cuerda debería de usarse para facilitar las cosas, pero no como única herramienta para hacer posible una expedición
  6. El principio de seguridad es algo muy importante. No la espasmódica corrección de uno mismo cuando quiere seguridad mediante el uso de ayudas artificiales. La verdadera seguridad es el resultado de cada escalador cuando estima qué es posible y qué desea hacer.

Los logros de Preuss fueron reconocidos por todos los grandes contemporáneos como Dülfer, Piaz y depués por Welzenbach, Cassin y Heckmair. Todos hablaron con gran admiración de Preuss, aunque al contrario que él, ellos forzaron y evolucionaron las técnicas de escalada artificial, algo que condenó Preuss.

Dülfer y Herzog (como también otros grandes escaladores de este periodo) siguieron las enseñanzas de Preuss, pero la ambición terminó apoderándose de ellos. Ya no tenían tiempo de probar los movimientos para escalar en libre los largos"imposibles". Ahora deseaban abrir grandes paredes de muchos cientos de metros. Muchas veces terminaban siendo rutas muy expuestas pues no siempre era posible encontrar un línea natural, por lo que fueron configurando la roca mediante tallados para que al final fuese posible completar la escalada sin el uso de clavos y maniobras de cuerda.