07 marzo 2006

THE SHIELD

En el largo de las Triple Cracks (C3 ó A2)
Empinado, limpio e increíblemente expuesto, el muro final (headwall) de The Shield (El Escudo) debe ser el lugar más espectacular del Capitán. La estrechísima fisura que lo recorre es algo increíble. De todos modos no esperéis encontrarla como la ascendió Charlie Porter cuando la abrió con RURP, en la actualidad la fisura oscila entre los 2,5 y 4cm de grosor. La escalada es solo un poco más difícil que la Zodiac en algunos tramos, pero la cantidad de largos que hay que escalar hasta su deseada parte alta la transforman en una gran empresa.
Grados: (VI 5.7 C4F ó A3)

Historia de la Primera

La llevaron a cabo Charlie Porter y Gary Bocarde en 1972. Después de dos días de escalada llegaron a la base de la headwall. Esperaban encontrar un camino lógico y neto de progresión, pero lo que encontraron fue la fisura de 1 pulgada (2,5cm) más dura del valle. Largo tras largo, a medida que avanzaban ya solo les entraban knifeblades y rurps. En el largo de Triple Cracks, que graduaron de A5, Porter colocó 35 rurps y 2 bolts, y tuvo que descolgarse en dos ocasiones para recuperarlas y poder seguir colocándolas para terminarlo. No se dieron cuenta de lo serio que había sido el largo hasta que Bocarde lo limpió: “Iba quitando las rurp con la mano. Si hubiera caído las habría arrancado todas en cremallera seguro”
A pesar de la dificultad de la escalda, la cordada no le dio demasiada importancia. “Cuando escalaba con Charlie siempre tratábamos de dejarnos flipados y tronarnos el uno al otro, puteando pero en plan coña”, cuando Porter estaba liado con las rurp Bocarde le gritaba: “¡Charlie estoy listo para cortar la cuerda si te caes!”
En las Triple Cracks

Aunque Bocarde bromeaba, los anclajes eran tan malos que cortar la cuerda habría sido la única solución si no querían acabar los dos a pie de pared. Bocarde explica: “La típica reunión era un bolt de 8mm y varias rurp o kinfeblades. Ahorrábamos bolts porque no sabíamos cuantas placas improtegibles quedarían por arriba”

Después de 7 días, cinco de los cuales los pasaron en la headwall, la cordada salió por arriba. Esta vía supuso un gran salto para la escalada artificial, pero para ellos no pareció ser tanto, por lo menos durante la ascensión. Como Bocarde recuerda: “Fue cuando llegamos abajo y contamos la escalada cuando realmente nos dimos cuenta de lo que habíamos hecho. Entonces pensé: quizá deberíamos haber tenido más miedo ahí arriba”

En la hamaca en plena headwall

En el largo de la travesía, el L7 (C3 ó A2) que da acceso al impresionante muro de casi 300m

Entrándole al techo de C3 ó A2 del largo 8

En The Groove, e largo 10, el más delicado de la vía C3 ó A3

El MacNamara durante un ascenso en menos de 11horas a la vía


Esta es la traducción del texto del libro de los SUPERTOPOS del MacNamara

No hay comentarios: