12 marzo 2010

FORMAS y GEOLOGÍA de los terrenos graníticos: ( V - Los Inselbergs y Los Bornhardts)

El Yelmo, pedriza


Los Inselbergs por definición son montañas o conjuntos de estas que destacan abruptamente de las llanuras que los rodean. Se caracterizan por tener laderas limitantes inclinadas que enlazan con los llanos adyacentes mediante uniones bien marcadas.



En los terrenos graníticos el más común es el Bornhardt, que es una forma dómica llamada así por un geólogo alemán de fines del siglo XIX.
Los Bornhardts son formas dómicas de roca masiva, desnuda en su mayoría, con laderas empinadas, y que se presentan en múltiples aspectos.

Dorsos de ballena: bajos, alargados y elípticos en el plano
Caparazones de tortuga: elípticos en planta y con laderas inclinadas.
Lomos de elefante: altos y asimétricos en forma.
Domos o medias naranjas: de formas ovales regulares y simétricas.
Yelmos: con forma ovoide o de casco.




Brasil

Algunos bornhardts están aislados y otros se unen en pequeños grupos. También hay cadenas y macizos compuestas por repeticiones mas o menos ordenadas de estas formas dómicas. Así pues se puede decir que hay inselbergs que son bornhardts, pero no todos los bornhardts son inselbergs.

La forma de bornhardt viene delimitada por fracturas predominantemente verticales o casi verticales, que forman parte del sistema ortogonal, y las formas dómicas de muchos de ellos quedan definidas por las diaclasas de exfoliación arqueadas y convexas.


El bornhardt se desarrolla muy especialmente en paisajes multicíclicos en los que hay zonas culminantes llanas de antiguas superficies de erosión ( paleollanuras), que indican que han sido elevados con posterioridad a su arrasamiento, y en los que la incisión de ríos y arroyos ha hecho aflorar los cuerpos plutónicos ( Es el caso de La Pedriza y Cuerda Larga)


El mismo Wilhelm Bornhardt, y los primeros estudiosos, sugirieron que los inselbergs eran de origen marino, pero se ha demostrado que están bien representados en zonas continentales que nunca fueron cubiertas por el mar. Además no hay pruebas que puedan demostrar que las fuerzas marinas, por si solas, hayan sido capaces de generar inselbergs o bornhardts.


Otras explicaciones de orden climático también gozaron de gran popularidad. Científicos que estudiaron en zonas como Yosemite analizaron bloques erráticos de posible origen glaciar, y, pese a que las formas dómicas de esta zona están claramente afectadas por este modelado, la base de su estructura se demostró como anterior en el tiempo a la aparición de los hielos.
También se intentó responsabilizar de su morfología a agentes erosivos. Los eólicos no parecen ser muy capaces de influir a escala regional, y de los restantes, la acción fluvial es y ha sido siempre considerada como la más lógica de las maneras de posible modelado para estas formas.



Namibia

Teorías sobre su origen:

1. La Hipótesis del retroceso del escarpe:

Esta hipótesis interpreta los inselberg como restos masivos de circumdenudación que quedan después del largo y continuado retroceso de un escarpe y su pedimentación.
Esta teoría se aplica bien a terrenos tropicales semiáridos y subtropicales, donde los inselbergs están bien conservados, debido a que allí los procesos de erosión de vertientes son activos. De este modo la tendencia a la alteración y erosión de la base del escarpe lleva a un aumento de la inclinación de los taludes, y a su retroceso formando un pronunciado ángulo de piedemonte.



2. Estructura, fallado y litología:

Se puede llegar a pensar que algunos inselbergs y bornhardts son bloques elevados (horsts) mediante líneas de falla, pero pese a que existen algunos casos, son los menos.
Lo cierto es que muchos de ellos quedan definidos en su estructura por líneas de falla, pero estas son responsables de su morfología en tanto en cuanto suponen líneas de debilidad por las que son meteorizados y erosionados, y no como planos de levantamiento tectónico.
Otro factor diferenciador se deriva de que muchos de los plutones son complejos en estructura y petrología, y presentan diferentes litológicas que responden de diversas maneras a la meteorización y a la erosión. Algunas de las diferencias morfológicas derivadas de esto son importantes y otras son más sutiles.
También merece ser mencionada la densidad de fracturación menor que presente el granito como elemento diferenciador para la posible formación de bornhardt o inselbergs, ya que estas formas masivas son resistentes a la explotación de dichas fracturas.



3. Alteración diferencial subsuperficial (Las dos o más etapas):

Esta teoría contempla varias etapas para explicar la formación de bornhardts:

1. Una primera de alteración subsuperficial controlada por el sistema de fracturas y la diferencia litológica.
2. Una segunda en la que los ríos, las heladas, los glaciares, el viento y el resto agentes erosivos, posiblemente favorecidos por levantamientos tectónicos, han dejado expuestos estos residuales como convexidades de la estructura rocosa.

Estas masas residuales que darían los bornhardts estarían unidas y completamente enraizadas con la roca madre. Esto no es lo que ocurre en otro tipo de residuales que quedarían en posición prominente por otras razones, como son algunos bolos de gran tamaño, que no mantienen esa conexión con la base.


Su frescura y resistencia a la erosión estaría acentuada por no haber sido explotadas sus diaclasas verticales, al hallarse estas cerradas por estar sometidos a régimen tectónico compresivo.
Además estas zonas residuales repelen el agua desviando las escorrentías de su superficie y mandándolas a las zonas limítrofes, las cuales cada vez quedan más reducidas y alteradas, y estos residuales cada vez más destacados.

Actualmente se considera convincente esta teoría para explicar un proceso de rebaje del terreno y afloramiento de los bornhardts, pero no para analizar su origen primigenio.


No obstante, muchos geólogos y geomorfólogos siguen apoyando esta teoría. Estas son algunas de las argumentaciones:

1. Si los bornhardt se inician subsuperficialmente deberían existir ejemplos de ellos que estén actualmente debajo de la superficie. Esto se ha podido ver en algunas canteras y excavaciones.
2. Existen pruebas irrefutables de que muchas formas menores de los bornhardts, como pilas y acanaladuras, se inician bajo tierra en el frente de alteración.
3. El caso de los inselbergs escalonados también lo apoya. Los escalonamientos muestran detenciones relativas en el proceso de emersión, y el zapado que los caracteriza hace ver la etapa de alteración subsuperficial intermedia, en la que se ha producido la inclinación del pie de escarpe. (Estas fases se pueden demostrar en el registro sedimentario de las cuencas adyacentes.)
4. Para explicar la gran antigüedad de algunos inselbergs y su supervivencia ( que iría en contra de la hipótesis del retroceso del escarpe), se expone que el agua que corre por ellos no penetra en sus escasas y cerradas fracturas, quedando esta expulsada de su superficie. Así se mantendrían intrínsecamente secos, y por consiguiente muy lentamente alterables y erosionables.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Che, el blog está muy bueno, compartimos muchas cosas. Adelante con más. Beto de Argentina

Kiko dijo...

Gracias Beto, vaya envidia de terreno teneis en america.....saludos, seguiré con esta serie geológica en septiembre...