26 enero 2009

FORMAS y GEOLOGÍA de los terrenos graníticos: ( IV - Los Bloques; las dos o más etápas )




El Tolmo es quizá el mayor bloque independiente de la Pedriza.
Rodó probablemente liberado del cordal de los Pinganillos, hace miles de años.


En las zonas en las que las aguas meteóricas percolan hasta la base de la roca viva, éstas han explotado en ella una serie de debilidades y diferencias estructurales como son: bandeado mineral, foliación, betas y venas de minerales, bordes de cristales y superficies de exfoliación, así como más fundamentalmente, todo tipo de fracturas de origen diverso.

Los granitos poseen un sistema de facturación ortogonal en malla, o diaclasado, que los divide en bloques cúbicos o poliédricos, y las aguas de la lluvia y sus resultantes escorrentías progresan hacia abajo a través de dichas discontinuidades causando una más rápida desintegración en los ángulos que en las caras de esta malla de bloques, dando lugar a la angulación de estos y su posterior redondeamiento.

De esta manera la alteración subsuperficial (subterranea) controlada por las juntas, transforma la roca viva en dos componentes: nucleos residuales de roca fresca, y una matriz de grus (arena gruesa).

El Cáliz, un buen ejemplo de piedra caballera...

Si la erosión es mas rápida que la meteorización, los núcleos residuales quedan liberados y expuestos en superficie como bloques, ya sea aislados sobre plataformas, ya sea en equilibrio precario unos sobre otros formando "piedras caballeras". Muchos de estos residuales son demasiado grandes para ser movilizados y permanecen insitu, o si carecen de soporte caen por gravedad hasta ser frenados.

Pero si por el contrario la meteorización avanza más rápido que la erosión, todos los núcleos residuales acaban reducidos a grus y desintegrados.

El transporte de la roca alterada es principalmente llevado a cabo por arrolladas difusas y concentradas, ya sean arroyos, ríos o aguas del mar, con el viento como colaborador secundario. Este proceso de meteorización-erosión o “de las dos etapas”, se puede repetir sucesivas veces dependiendo de las oscilaciones climáticas.

No obstante, existen otros orígenes para la formación de bloques como los que proceden de placas de descamación, los transportados por glaciares o los desprendidos por simple gravedad de grandes estructuras.

Bloques redondeados...



Una vez que los bloques están aislados, independientemente de su origen, sufren una meteorización marginal denominada meteorización esferoidal, ya sea en hoja fina "de libro" (de 1 a 5 mm), ya sea descamando en piel de cebolla (de 10 a 30 cm). Algunas de estas formas fueron iniciadas en el frente de alteración, o sea en una fase aún subsuperficial, o debidas a las oscilaciones de temperatura provocadas por la insolación, como es el caso del descascarillamiento de superficies.
También existen tesis que plantean como responsable de algunas de las formas concéntricas que se muestran en algunos bolos residuales, a estructuras de bandeado interno magmático, debidas a la diferente distribución de minerales durante los flujos intrusivos que alojaron las masas graniticas; u otras como las que plantean intervenciones hidrotermales internas, que penetrando desde el interior de la tierra a través de las juntas, han producido metamorfismo hidrotermal en los residuales.

No hay comentarios: