28 septiembre 2007

La magia del Artifo (por Ivanón)

Esta es la piada de Ivanón sobre la segunda concentración de Artifo en La Pedriza. Narra cómo abrió su vía "Sabor a liquen" (Posible A5a - E2)





Como lo prometido es deuda, aquí hago el pio-pio de la quedada, con vía en estilo artificial abierta este pasado sábado (22-sep-2007).


Galo Muñóz, conocido escalador del sistema central, nos había propuesto una quedada muy interesante para fomentar, no solo la escalada artificial, sino algo que a veces queda más relegado a un segundo plano como es el compañerismo y la transmisión de conocimientos y experiencias. Y como denominador común, pasar un buen día. Gente conocida y de renombre que con tanto altruismo nos instruya y enseñe es algo que no suele pasar muy a menudo, con lo cual siempre se sacará algo en claro. Mente en modo "aprender y disfrutar".

9 de la mañana, ambiente un poco fresco pero lo suficientemente para hacer muy agradable tomarse un café donde Pilar, sentados en la terraza. Galo como siempre ya viene desayunado. Yo había quedado con otro par de compañeros por si se animaban a darle al pedal. Dos grandes tíos, con una personalidad y un corazón como castillos. Después de comentarles la jugada, no es veo muy convencidos. No es que su afán sea pisar el estribo, prefieren el libre, pero claro, no todo en la montaña es escalada de placer, y a veces hay que pisar los estribos, para pasar y eso. Pero ese día preferían volver a encontrarse con la roca de tú a tú, sin más ataduras que su cuerda y los gatos, y un manojo de fisureros y friends. ¿Buitreras tal vez?, se preguntan. Si, quizás la Guirles-Campos, aunque haya que poner un estribo en el techo....Pues bueno. El grupo de Galo ya tenía un objetivo, del que sabíamos su nombre y "algo" su posición (o suposición, según se lea). Los Molondrios.

9:30, parte de guerra, salimos como jauría hacia los Molondrios. Gente conocida, otra no tanto, y gente de echar en falta. Partimos al frente Galo; Cesar (Kaesar en los foros) tipo majo con mucha roca y tanto buen grado; Javi Varek, chavalín jovén que aparentaba más juventud (como luego me recriminó, que ya tenía 17 añazos) una futura promesa; Patxi, compañero de Galo, tío cañero y muy buena persona; Yoli, mi siempre compañera, amiga, amante...todo eso y más; y este servidor, del que hay poco que argumentar.

Vamos todos contentos, soltando nuestros aquí y allás, sobre el grado, sobre vías míticas y místicas, de tipos de barra de bar o de auténticos montañeros, los quítame de aquí esas pajas o vete a hacértelas allí al lado, en total...relaciones humanas.

Comentar todo el petateo que llevaba el personal. La gente se iba a quedar a pasar el fin de semana, y a parte de la quincalla de escalada (artificial para más INRI), se llevaban los aperos de cocina, ropa, saco y demás útiles. ¿Y que sería de una noche de vivac sin alguna botellita de vino?. La zona de los Molondrios no se define por todo el agua de sus cascadas, sus lagos y sus caños de agua dulce...vamos, que más bien es una zona muy seca, con lo cual al macuto, añadirle el peso de tan valioso líquido elemento.

Seguimos andando, siempre cuesta arriba, por la autopista de la Pedriza, y seguimos charlando. Al pasar por la bifurcación que nos lleva o al refugio del Guzmán, o al Pájaro, tomamos la cuesta que cuesta. De aquellos desniveles cortos pero que como sigas con la marcha larga te agotan más que todo el resto de trayecto. Pero nosotros seguimos a lo nuestro. Más poco a poco pero asegurándonos el camino. Una vez salvado este desnivel, llaneamos un poco hasta llegar
al cruce con el río, para pasar a la ladera que muestra la cara oeste del Pájaro. Se define bien esta vía, con una impresionante travesía y un magnífico diedro en el que la "técnica de interior" servirá mucho más a la antigua usanza. Una zetas hacia arriba, con un desnivel algo pronunciado hasta llegar a un descansillo donde, ya si, coger algo más de agua para llevar arriba. ¿Algo más?. Uf...será por agua en esta parte del río. Patxi decide que 8 litros será más que suficiente. Llena el bidón y hala, a la carga de nuevo. Todos van llenando botellas y descargando otro tipo de cisternas. Media vuelta y ¡ar!, esto es el campo amigos. Calculo que ya llevamos hora y media andando, que no es poco. Nos turnamos entre Javi y yo el porteo del agua. Aquí somos colegas y costaleros, y no podemos decir "de este agua no beberé".

Más zetas hacia arriba (siempre hacia arriba) y al finalizar la zona de pinos, podemos contemplar una de las más hermosas panorámicas de la Pedriza. Se ve el cocodrilo, tan lúgubre, el puente de los pollos mimetizado, el cordal de las milaneras, dos torres, el valle con sus pinos. Un camino a derechas atraviesa a media ladera, llaneando. Se ve que no está muy pisado, que allí la gente no suele ir, al menos por ese sitio. Otra zona de acceso a los Molondrios es el camino de las
Buitreras y Cancho Amarillo. Pero como bien arguyó Galo refiriéndose al refranero español, "no hay atajo sin trabajo". El camino de las Buitreras es muy bonito pero muy pesado, con un fuerte desnivel. El suelo está sujeto por las raíces de los árboles que asoman pisados por encima de este. Se forman así unas escaleras naturales. Al fin nos vamos acercando a nuestro destino, y el conocedor de la zona nos va indicando que es qué. Asoman los peñascos de Cancho Buitrón y el falso Molondrio. Monolitos pedreros donde se practica la escalada libre expuesta y el artificial difícil. A este último haremos referencia a dos vías complejas y difíciles "Perros Salvajes" y "Puntos de Sutura".

La "Perros" me dejó asombrado, porque es lisa y no se aprecia a priori su desplome. En su parte superior, antes de llegar a la reunión a unos 20 metros del suelo, apenas se divisa una fina línea donde según me comentaron, entran únicamente RURPS. A posteriori me dijeron que era una vía de mucho miedo... De la "puntos de sutura" ver la línea, una chimenea nos lleva a una fisura horizontal a izquierdas, con tendencia a elevarse arqueándose ligeramente para llegar a la reunión. Puntas de clavo, RURPS, harán las delicias de los artificieros...que se atrevan, claro.

Ya llegamos a la zona del vivac, un lugar acondicionado por Galo en sus múltiples travesuras. Unos bloques que dan techo y algún que otro plomo improvisado para dejar colgado el material. Descargamos nuestros macutos con "suavidad" en el suelo, que vemos sirve de dormitorio para
las cabras locales, que no tienen como máxima dejar el sitio limpio tal y como lo encuentran. Vuelta rápida para ver la zona, las vías míticas y las posibilidades de escalar. Alguna trepadilla que otra y más cachondeos.

Toca la hora de escalar, la gente se disfraza con todo tipo de arneses, cuerdas, hierros de formas, tipos y usos variados. Forman cordada Patxi y Javi, Galo y Cesar, Yoli y yo. Ella no tiene otra cosa más que asegurar, pues su espalda sigue aún sin darnos más que disgustos. Pero es fuerte y las ganas la están pudiendo. Al menos si no sube, al menos no me deja a mi bajar hasta el suelo. Galo me recomienda una línea a la derecha de la que están ellos metidos. Pues empezamos. Nos atamos, cogemos los trastos y a menearse con los estribos. Tres o cuatro pasos fáciles de Ae hasta llegar al paso donde es necesario un plomo. Me instaron a llevar un plomo, pero no lo subí pues me siento reacio a ello. Nunca he metido uno (bueno, si alguno con López, pero en el suelo y de práctica. Se la base, pero no la he practicado) y a parte, prefiero sacarlo metiendo algún cacharrito. Cuanto más limpio mejor. Pero al llegar al paso me encuentro que su uso está más que justificado. Una pequeñísima hendidura en una grieta abierta. "Galo, creo que te aceptaré ese plomo". Y buena gracia le hizo, creo que notó mi nerviosismo. Gaza larga hasta que llegue al
suelo. Me lo pone en la cuerda y lo subo. Ya no hay vuelta atrás. Preformo el plomo para que se adapte al huequecito, lo coloco y hala, empieza el maceo. Con la punta de la maza, que es la única parte de esta que entra en la angosta grieta, le voy dando golpes contundentes pero con cuidado. Tengo miedo de que me cargue el plomo y le empiecen a brotar los pelos del cable. Para uno que me dejan, mejor que lo haga bien, y claro, no me caiga, claro está. Otro golpecito más....otro... ¿aguantará?. Empiezo a cargar mi peso, un ligero botecito y...."no pruebes el plomo, si crees que está, está". Este Galo es un coñero, pero bueno, más sabe el diablo por viejo...hala, me subo y sorprendente, aguanta bien. Tiramos por la escala, y me coloco lo más alto que puedo para poner un asimétrico que queda de lujo. Mientras voy alternando en ver como va César en la vía paralela. Fotos impresionantes, así se lo hago saber, y Galo me pasa la cámara..."pues hala, dale". Tiro unas cuantas, que el carrete parece no gastarse y emprendo el ascenso. Otro paso más y meto un microfriend....otro más y un fisurero pequeño. No entra muy bien a mano, así que le apuntalo con unos suaves golpes de maza. Queda perfecto...¿de quién habré cogido la
idea? (Apunte Lunni: El uso de la maza, aunque sea para poner un fisurero, no es escalada limpia y si no se hace con cuidado, se puede reventar el cable del fisurero) . Subo otro peldaño más y otro friend. Un plomo que estaba allí me ayuda con el siguiente paso, y ya estoy arriba, en la argolla. Que pasada, que ilusión, el primer plomo...ahora claro, a limpiar. Yoli me va descolgando con suavidad, y voy quitando fácil y rápidamente los elementos puestos. Pero con el plomo es otro cantar. Me dejan un destornillador con el que voy levantando los laterales del plomo, que había quedado a cañón. Había aprovechado una pequeña rebaba para mantenerlo estable, con cuidado de no dañar los cables, y funcionó muy bien. Tanto que me tiré como 10 minutos dándole hasta sacarlo. Lo peor... (Apunte Lunni: Es imprescindible saber quitar un plomo para dañar lo mínimo posible la roca. Para ello es necesario ayudarse de un destornillador e ir ahuecando los laterales del plomo. El plomo es extremadamente destructivo con la roca.)

En el tiempo que estaba subiendo la vía, vinieron dos personas más, Joaquín y Paco, con sus perrillos, un canelo llamado "Tomillo" que era un remolino, y otra perruca, "Arena", ciega pero con pasión ídem por sus dueños. Lo demostraba subiendo y bajando los caminos que estos hacían, poco a poco, palpando y olfateando el camino. Gente maja y perros majos.

Cesar y Patxi han terminado sus respectivas. Javi anda pululando y yo quiero meterme en una vía que vi detrás del peñasco donde estábamos. Según Galo, esa línea no estaba abierta. Es una fisura franca, pero algo sucia, con líquenes y musgos por todos lados. Unos cinco metros más arriba nace una fisura paralela de unos dos metros de altura, pero que dista de la que se coge al principio como unos 60 cm. No se ve que se pueda meter nada, pero como ya dije, la suciedad natural impera y será cosa de llegar y ver que se hace. Supongo que podré llegar a ella mediante un seguro muy alto, y haciendo un pequeño péndulo. Más allá sigue la fisura, pero no me preocupo mucho.

¿Quién me asegura?. Yoli había acusado el dolor de espalda, y prefería que alguna otra persona me asegurase momentáneamente. Le pido ayuda a Javi para abrir el itinerario, el cual se presta. Pero no caí que Patxi también se lo iba a llevar a algún otro sitio y bueno...se lo pisé un poco. Lo sentí de veras, porque cuando me enteré de eso yo ya estaba a lo mío. En fin, me cargo unos clavos, uñas, y Patxi me deja RURPS y algún plomo. Soy un poco gorrón, pero es que aún no estilo ese tipo de material. Empieza el baile. Pongo un camalot que no me convence mucho, y me deja algo bajo, pero bueno, para no darme la costalada, algo mala, le dejo. Aun así, prefiero poner una uña. La dispongo para que quede bien asentada y comienzo a ascender moviéndome con suavidad, poniendo la mano en la uña para que si salta, no me pegue en la jeta. Me estiro y coloco un fisurero que queda de muerte, pero no está mal probarlo. Líquenes y musgos caen arrasados por los seguros flotantes y mi propio cuerpo. Algunos caen en mis ojos y en mi boca, con una sensación de picor, y un sabor terroso que me va dejando la boca seca. Sigo intercalo pasos metiendo fisureros y friends hasta llegar donde va muriendo la fisura, y creo que tengo que hacer el péndulo. Coloco el camalot amarillo bien alto, y bien seguro para que aguante lo que venga a continuación. Tengo la fisura de la izquierda a mi lado, a una estirada de brazo, sucia, algo podrida porque parece que por ahí discurren las cataratas del Niagara en época de monzón.

¿Ya he dicho fisura a la izquierda con el lado bueno a la contra de la vista?. Vamos, que no veo nada más que liquen y musgo. Otra frase me viene a la cabeza. "Palpa neng". Empiezo a tocar la fisura para ver por donde tiene alguna debilidad. Con miedo a que me salga alguna escolopendra dormida y me pegue un picotazo, voy tanteando poco a poco por el perfil que no da cuartelillo. Para arriba, para abajo, de nuevo por arriba y....ooppsss.. la mano se cuela en un agarra bastante bueno. Calculo el friend necesario aproximado y....voila...entro bien. El friend es demasiado ancho para la fisura y las levas quedan en el casi-casi. La roca no es muy buena y me voy colgando poco a poco. Oye, aguanta, ya veo la fina fisura muchísimo mejor. No hay nada, pero nada nada para poder sortearla de manera fácil y sofisticada. Además me doy cuenta de que la cosa va desplomando cada vez más, y los movimientos son más costosos. Acuso el cansancio y la sed....La boca cada vez más llena de porquerías y arenilla, y los ojos escocidos. Pero al tran tran. Vuelvo a examinar la fisura, y otra vez...no queda más remedio. Cojo un clavo, un KB corto y lo intento encajar con una mano. Imposible, tengo que bajar un peldaño y colocarme bien para liberar las dos manos. Una a la maza, la otra sujetando el clavo. Lo coloco de la mejor manera, estirándome lo más posible. Y cuatro golpes fueron suficientes para meter el clavo hasta el ojo del mosquetón. Demasiado fácil, demasiado rápido...uhmmm, quizás me he equivocado. En fin, vamos a probarlo. Cargo el peso y el clavo se va desplazando un poco hacia abajo, hasta apoyar bien el ojo contra la fisura. No quiero sacar y meter otro clavo, creo que bastará... craaackkk.... Ay ay ay... al dejar de probar el clavo baje al estribo que estaba en el camalot, y por recolocación las levas salieron ligeramente, rompiendo un poco el filo de la roca podré. Con media leva al aire, me monto sobre el clavo. Ahora si ando eléctrico, porque vuelo y encima con péndulo. Maldita sea, estoy seguro que me he equivocado metiendo el clavo. Cambio de fisura a una más a la derecha, a unos 30 centímetros, más limpia y más franca. Veo que esta da juego a meter un fisurero, pero queda no muy bien y se atasca, vaya. Un poquito más arriba, a su izquierda hay una repisilla que puedo ganchear. Ufff...nervios....Me agarro del fisurero que ha quedado mal, solo para nivelarme lo suficiente como para llegar a la repisita y poner una uña, que queda de lujo. Directamente me cuelgo de los estribos en ella para salir de los pasos extraños, recoloco el
fisurero que ya sirve muy bien de seguro. Sigo no obstante colgado de la uña para llegar a la última sección de fisura donde vuelvo a intercalar un par de fisureros, un microfriend y...sorpresa, me he quedado sin el material adecuado. La fisura ensancha lo suficiente como para poner el camalot azul muy cerrado y sobre dos levas..Espero que aguante. Un pasito....un poco más y salir de la fisura.... uffff.... No tengo material, no tengo nada... bueno si, la maza. Lanzo la maza contra la parte más distal de la fisura y queda más o menos enganchada, lo suficiente como para hacer un pequeño bucle al cordino de esta, poner un estribo y salir. Perfecto... ya estoy arriba. Acuso la sed, el picor, el cansancio...las gotas de agua que empiezan a caer... Patxi decide no subir de segundo. Le digo que me suelte, que voy a la reunión de la vía que hice con anterioridad, y que rapelaba para quitar las cosas. Empieza a llover más. Voy quitándolo todo fácilmente, hasta llegar a la fisura que me queda a la derecha...y empiezan las acrobacias. Al final termino y está lloviendo fuerte. La cuerda se empapa, yo también, y menos mal que Yoli me trae
un trago porque si no fenezco rápidamente por deshidratación. He estado un buen rato. Recojo las cuerdas y me pongo a cubierto.

Todos están bajo techado y Paco recoge agua de lo que gotea del techo. Nos ponemos a comer, a charlar, y a contarnos las batallas. Galo tampoco ha podido terminar la que andaba haciendo con César por la lluvia. Y ya me preguntan, "¿Que tal?". "Genial, muy sucia pero chula. Tengo la boca con sabor a liquen. Hala, la vía ya tiene nombre". "Sabor a Liquen" no me parece mal nombre. Tiene su historia. La doy de A1+ (con denotada inexperiencia) y Galo me pregunta si los seguros quedan a cañón. Si, estos quedan bien, pero hay que tener algo de pericia. Seguimos comiendo, y charlando, y descampa un poco. Es hora de marchar. Nos vamos despidiendo del personal, que queda allí, y nosotros con la envidia de no poder quedar. Me confirma que aún queda gente por llegar. Pero nosotros bajamos...

Acompañados de Paco, Joaquín y sus perros bajamos por el camino que tomamos para subir. No se donde decidimos que cogíamos la bajada directa y así nos paso, que perdimos algo el camino pero sabíamos de sobra donde andábamos. Seguíamos hablando de cosas, proyectos, chistes y otras vivencias y pensamientos. Se hizo amena la bajada. Aunque yo seguía preocupado por Yoli y su dichosa lumbalgia. Ella no obstante me tranquilizaba diciendo que estaba mejor. Bueno...confianza y esas cosas.

Ya llegamos al aparcamiento de Cantocochino, y decidimos ir a Manzanares a tomar una cerveza. Lo hablamos con Paco y Joaquín que antes tendrían que pasar por el supermercado para comprar algo de comer. Quedamos en un bar conocido y salimos para el pueblo. Aparcamos
el coche y vamos al bar que es....cerrado. Nos vamos a otro conocido, sin saber como avisar a nuestros compañeros. Suponemos que pasarán por ese bar y les veríamos. Pero no fue así.

Aún después de tomar la cerveza, su amargor no podía quitar el sabor terroso que tenía en la boca. Comentando las jugadas con Yoli, seguíamos dándole vueltas a las cosas de siempre, con más cansancio pero con optimismo. Un plomo va, un cacahuete, ese fisurero, otro trago de cerveza, pinchito de jamón...pero aún persiste el "Sabor a Liquen". Ahí queda eso.

Hablando con alguien más experimentado en esto del artifo, el López, me comenta que según le digo, la vía no es de A1+ ni de coña, que al menos es un A4+ (De la nueva propuesta de graduación). A mi ya se me va la cabeza con la graduación, y prefiero que la cote él. Me comenta acerca de una vía que trato de abrir, de A5/A6 E10, hasta que se quedo sin plomo. Quiere terminarla, y pactamos volver juntos y terminar y repetir nuestras vías correspondientes. Hacer croquis, fotos, etc... Todas esas cosas que mantienen la ilusión del volver, y que nos ayudan a aguantar el monótono día a día. Y volveremos a más...

Bueno, ahí queda el discurso del pajarraco piador. Me he excedido, y llevo desde las 9 alternando curro y citación (es mágica la combinación de teclas Alt+Tab). Espero os guste, y ya os enviaré el
próximo lunes las fotos correspondientes.

Bicos e apertas.
Ivanón.

8 comentarios:

Ramon SolsoClimb dijo...

un articulo de puta madre, buena redaccion.
menudo eres tú, q de A1+ pasa a A4+, cómo para ir a repetir algo tuyo... mas de uno seguro nos enganxariamos los dedos, je,je

plomos, fisus de mazeo, friends de media leva, fisura terrosa y con líquen, yo creo mas el A4, fijo.

SALUT I TAPIA

Vlady dijo...

Que hay:

Bueno, bueno Ivanón.
Muy buena redacción y enhorabuena por esa pedazo apertura.

Curiosamente esa misma lluvia que dices nos pillo a los dos metidos en faena aun que yo un poco más abajo.

Ya ves, otro dejavú ;)

Salu2

Anónimo dijo...

Hola.

Esta muy bien escrito me mola, ya sabes te kedo una via muy maja, pero yo la prosxima vez entrare por la fisura de la izkierda y en libre, jejeje venga nos vemos.

Saludos

Javi_Varek

Kiko dijo...

Yo lo siento pero hasta que no metais fotos no me trago el ladrillako este del gallegus, ni de coña......ufff que pereza, si es mas larga la charla que la polla.....como habrais un día un bigwall que se preparé la saga del señor de los anillos (el sr. de los plomillos)......

ivanón dijo...

Muchas gracias a todos. La verdad que me animáis para que vuelva a atormentaros con otro discurso. Jeje.

Lo he releido y la verdad que me parece horroroso, redundancias, faltas (y las que me corrigieron), pero lo quería justificar diciendo que brotó del pensamiento, ni siquiera revisé el texto. Me alegro de que os gustaran estas líneas y espero tengáis momentos tan gratos como el explayado.

De nuevo, agradecido.
Ivanón

Ivanón dijo...

Kiko, las fotos las envío mañana. Palabra.

Y si, estoy de acuerdo contigo, es una turra. ¿Ahora que hago con todas las líneas que se me han quedado en el tintero?... :)

Un abrazo.

Kiko dijo...

JAJAJAJA.....oye que si no te aguanta la novia, no te vamos a aguantar nosotros tio!....

skalatriz dijo...

¡¡ Enhorabuena !!, yo me quedé en casita con el brazo "alavirulé", pero en cuanto lo tenga bien me apunto a acompañaros y a intentar probar esas vías estupendas de Los Molondrios, o de donde sea, por supuesto.

Besotes a tod@s