21 febrero 2006

WARREN HARDING (Espíritu Independiente)


En la apertura de la Sur del Half Dome




Empezó a escalar con 28 años de edad y con 33 fue el primero en concebir y realizar la primera escalada del Capitán, la famosa The Nose. Con una serie de importantes escaladas en su poder mediada la década de los 50, como la primera repetición de la Chimenea de la Lost Arrow (la vía de Salathé y Nelson), Harding se consolidó como uno de los más fuertes escaladores del momento. Pese a que él reconocía que su grado en libre no superaba del 5.8, sus coetáneos le recuerdan como un auténtico especialista en fisuras y chimeneas, capaz de superar ese grado debido a su grandiosa voluntad y su enorme fortaleza.







Con un sombrero y una silla perdidos por turistas desde la cumbre del Capy encontrados por Harding en una repisa de una vía (¿se entiende ya?)




Quizá debido a su tardía intromisión en el mundo de la escalada, su personalidad y aficiones (que pasaban por conducir bastante mangao un potente Jaguar de color rosa, normalmente acompañado de bonitas mujeres; o por pegarse buenas fiestas en las que el alcohol, en sus diversas variantes, aportaba calor a su salvaje espíritu), le llevaron a destacar casi escandalosamente del resto de la comunidad, rompiendo el estereotipo del escalador de aquella época.



Abriendo su vía al Mount Watkins



Su primitivo estilo se forjó en la concepción de la vieja escuela yosemítica (la de los Salathé, Steck o Powell), y le permitió, a lo largo de sus años de actividad aperturista (1954-75) la primera ascensión de algunas de las más míticas y bellas paredes de este lugar; como por ejemplo:


El Espolón Este y el Norte de la Middle Catedral Rock en 1954, la Chimenea Este de la Lost Arrow en 1956, la Ruta Harding al Glaciar Point Apron en 1957; la Nose del Capitan en 1958, la Este de la Washington Column en 1959, la Oeste de la Leaning Tower en 1962, la Sur del Mount Watkins en 1964; la Directa a la Lost Arrow en 1968, la Sur del Half Dome y la Wall of the Early Morning Light al Cap, ambas en 1970; y la Rombus Wall a los Royal Arches y la Porcelain Wall al Half Dome en 1975.




En el King Swing durante la apertura de la Nose




Su actividad fue sin duda uno de los acicates para el resurgir de un estilo más depurado: el estilo abanderado por Royal Robins (entre otros) que revolucionó la concepción de la escalada en roca a nivel mundial.
Sin embargo, Harding hacía su montaña, tenía sus propias motivaciones, y una clara independencia de pensamiento:


“Solamente miraba esas enormes paredes y pensaba: ¡quiero subir por ahí!”

El desarrollo del nuevo estilo, más ético y limpio, entroncó directamente con su manera de hacer las cosas. Sin embargo, para él, el debate sobre las tácticas para afrontar las paredes, así como la asunción de códigos de conducta de escalada preestablecidos resultaba absurdo. Harding pensaba que la gran mayoría de las personas que acudían a escalar al valle lo hacían para escapar de las presiones sociales. Para ser o sentirse libres.

Su confrontación con los seguidores del nuevo estilo limpio nunca fue violenta, y pese a tener amistad y respeto por todos los escaladores (algo que era recíproco), ambos bandos se tiraban sus buenos cañonazos sobre los temas éticos.





Escalando la Noroeste del Half Dome en el 64



Por ejemplo, Harding y los suyos editaron un fancine de coña que se llamaba “Descent” (en contraposición a la famosa revista de montaña y escalada de la época llamada “Ascent"), en la que criticaba con ingeniosas bromas a los chicos “buenos” puristas, a los que denominaba como los “Cristianos del Valle”. O la creación de la “Insensata Guía de Escalada en Roca”, en la que daban cera a los nombres más conocidos del valle (incluidos ellos mismos); o la fundación de la “Sociedad del Comer, Beber y Falsear de la Sierra Baja”.


Harding a menudo ironizaba consigo mismo, y siempre recordaba a la comunidad escaladora que no se tomaran a si mismos demasiado en serio. Incluso es los momentos más comprometidos de sus escaladas, sus compañeros recuerdan que nunca perdía su increíble humor.



tomando un ron en 1990

Escaló la Nose en 1989 con 65 años de edad, y murió en el 2002 a los 77, no sin antes pedir a Galen Rowell (tres días antes de fallecer, y medio en coma) un vaso de su vino favorito.



Cartel de una gala que se hizo el pasado mes de Octubre para la creación de un Museo de la Escalada en el Valle de Yosemite

2 comentarios:

Javi L. dijo...

Menuda época salvaje, todos dándose cera a todos y luego buen rollo.

Muy bueno el artículo.

Kiko dijo...

no como aki que dices cositas y enseguida tienes lios con los tribunales y eso...