23 septiembre 2008

Carta abierta sobre la pasada reunión en la FMM.

Escribir estas líneas, me demuestra una vez más lo anárquico que es el espíritu de los españoles dando igual cual sea su estrato social. La charla coloquio o incluso ponencia, sobre los equipamientos en la Pedriza tuvo la presencia de varias de las vacas sagradas de la escalada madrileña, incluso algún desaprensivo quiso asesinar a una especial.


Por algunos personajes mereció la pena por otros más valen que hubieran callado pues para las tonterías que dijeron desmerecieron a los allí presentes, pero cierto es que expusieron sus ideas dentro de la órbita de un autoritarismo de lo que diga la masa borreguil que sinceramente a mi me sonrojo. Se dijeron algunas perlas como: “se han desequipado vías de los años treinta” (Sur del Pájaro, me gustaría ver los buriles de antes de la Guerra) o la idiotez de burocratizar la escalada, creando un registro de aperturistas.


Por otro lado se debe elogiar al Presidente de la Federación, como persona ponderada que puso orden, de forma velada llamó la atención aquellos que lo llenan todo de chapas. Y sin decirlo pero seguro que lo piensa que la epidemia de megalomanía, que a fin de cuentas son ciertos itinerarios de nueva factura que rellenan las llambrias pedriceras de parabolts, trae la prohibición de escalar en la Pedriza.


Ese el gran problema que muchos se creen con el derecho y con la obligación moral de “dulcificar” una escuela que tradicionalmente se ha considerado de las duras. Y como ya hace años vengo oyendo con demasiada frecuencia en el lema de algunas academias, cursillos por correspondencia, que repiten su coletilla “aprenda sin esfuerzo”, y eso en el mundo de la montaña y de la escalada es mentira. En escalada se aprende sufriendo, a veces sufriendo demasiado. Dice el refrán “lo que tarda en aprenderse cuesta olvidarse”.


No podemos bajar la montaña a nuestro nivel, somos nosotros los hombres los que nos tenemos que poner a la altura de la montaña. En palabras de Mark Francis Twight, hacernos lo más indestructibles posibles. Por eso el incremento de sectores de prácticas es un error, llenar una llambria de parabolts es un error, igual que es un error ensuciar un arroyo, debemos pensar más en los demás y menos nosotros mismos, pero sobre todo que pertenecemos a un grupo singular, fundado hace ya tiempo por personas que se atrevieron a adentrarse en los vericuetos pedriceros, de los cuales vamos chupando rueda.


No solo pensar en las generaciones que esperan a romper a escalar en la Pedriza, si no en las generaciones anteriores a las nuestra de las que somos sucesores, pero lo que no debemos hacer es dilapidar esta herencia que nos han legado. Respetar un poco como escalaron ellos con los medios que tenían y los materiales disponibles hoy en día.


La Pedriza del Manzanares, es un paisaje singular, en el que se escala de una forma especial, es un hecho diferencial, es algo que a la gran mayoría de escaladores formados en ella les enorgullece, quedando en ellos la marca y un modo de desenvolverse en las placas distinto al estilo de otras regiones. El hecho de pasar por una placa lo más limpiamente posible, ese saberse guardar el miedo en el macuto, que decía César Pérez de Tudela. Quedando pocas escuelas como esta, predominando un tipo de escalada más uniforme.


Por eso el modo de escalar en la Pedriza creo que lo debemos considerar como patrimonio de todos, ya que parafraseando a Fernando Cobo es una cultura. Por eso hay que tener cuidado al rellenar los canchos con líneas de parabolts, como una especie de horror al vacío, físico y moral. Dando unos recorridos de miseria moral. Los antiguos artificiales eran algo parecido a estas “rutas” que están apareciendo y desapareciendo. Pero a favor de los artificiales antiguos, estos se encontraban en desplomes y había que tirar de brazos, pero las líneas de parabolts de las llambrias, son bastantes tumbadas. Estas vías, algunas reequipadas, tenían un carácter de vías de entrenamiento. Pero que puedes aprender en “vías” por las que puedes ir de pie, sin usar las manos.


Claro que los defensores de la seguridad, me reprocharan que el principiante debe aprender en algún sitio, si es cierto, hay sitios en la Pedriza destinados a cursos, o que empiecen por los itinerarios de III o II. La escalada como la vida es un largo camino, y lo mejor si no tienes amigos que te enseñen es acudir a la Federación o a una Compañía de Guías.


Pero una cosa es cierta la escalada es una actividad en la que se puede perder la vida, esto es fácil de comprender, debemos ser realista al emprender una actividad de este tipo y sobre todo si estamos dispuestos a asumir tales riesgos.


Todas estas ideas que parecen obviedades, parecen haberse olvidado en estos últimos años, pero en la revistas de montaña no deja de aparecer ese recordatorio, de lo peligroso que es la escalada. Alguien debería reflexionar si existe una escalada segura, por muchos seguros que tenga una ruta, en ocasiones cometemos errores fatales y a treinta metros del suelo tienen muy mala solución.


Que es lo que se pretende con la publicación y la apertura de más vías en la Pedriza, la conclusión parece clara y las dos cosas están relacionadas. Creo que no es bueno jugar con la gente, pero creo que es más importante no jugar con la Pedriza, pues no sería deseable verla convertida en una especie de “rockódromo” de piedra natural. Debemos ser respetuosos y selectivos, si tenemos la necesidad de abrir una vía buscar el risco, después en él encontrar el hilo de Ariadna, que la naturaleza se encargado de dibujar que nos lleve al camino deseado.


Como decía Paco Aguado, en la montaña y en la escalada no hay reglas escritas, pero como él dijo muy bien, todos sabemos lo que no tenemos que hacer. No se puede estar cuestionando a Cesari Maistri, por su criticada vía del compresor, y vamos hacer lo mismo prácticamente a la puerta de nuestros hogares.


Una vez oí decir a Walter Bonati, cuando le preguntaron que si Reinhold Messner era continuador suyo. Lo negó rotundamente e indicando que no era lo mismos materiales los usados por él que los que utilizó el propio Messner. Así pues a día de hoy con la implantación de la goma cocida, muchos escaladores “pedriceros” no saben ni sabrán lo que es escalar sin pies de gato en la Pedriza, por cierto patrimonio cultural que se pierde.


No se puede dejar de señalar como las mejoras técnicas en los materiales de escalada se ha reflejado en ésta. No podemos continuar por ese camino de suavizar tanto la Pedriza, “para todos los públicos”, quien quiera ir a escalar a sus riscos que vaya, pero que lo haga de manera noble, que sea respetuoso con el medio y con sus vecinos, olvídenos de una vez que no somos los únicos. Pero ser consciente de lo que representa la escalada en el devenir histórico, desde las albarcas o abarcas a los pies de gato actuales. Concentrándose que buena parte de las vía de la Pedriza se abrieron sin pies de gato.


Por otro lado asistimos a la banalización de la montaña, la apertura de rutas de escalada y editando a la vez guías de escalada que sacan las novedades y por otro lado individuos que se dedican a desequipar esos sectores nuevos, con el deterioro de la roca primero cuando se colocan los seguros y luego cuando se quitan. Por lo que creo que algunos deberían refrenar su ímpetu aperturista .Tal vez el problema no sea quien quita los seguros sino quien los coloca en exceso, y en sitios sin sentido.


No me gustaría dejar de referirme a la cultura de montaña, consistiendo en saber desenvolverse en la montaña, saber escalar, asegurarse, resolver problemas, decidir cuándo hay que renunciar, predecir el tiempo, el saber estar en la montaña, el conocer y entender los paisajes. Eso desgraciadamente no se aprende en los sectores de prácticas, que no dejan de ser un ruido más que afea el paisaje, sino que ese aprendizaje de la Montaña total tiene que estar dirigido por unos ojos expertos. Escalar no es seguir necesariamente una línea de parabolts colocados uno detrás de otro, sino encontrar la lógica de la pared.


Por todas estas cosas y viviendo en la sociedad actual que vivimos del entretenimiento, no convirtamos la Pedriza en lugar de escaladas de entretenimiento, preservémosla y dejémosla como siempre ha sido uno de las escuelas representativas de España junto a los Mallos de Riglos, Montserrat. No merece la pena continuar con la vulgarización.


No debemos entender la Pedriza como un conjunto de grados de dificultad o grados de exposición meramente objetivos, sino que tiene que prevalecer la subjetividad, no todo el mundo tiene que ir a los mismos sitios, que es lo que supone la apertura de zonas de escalada de ocio, lo ideal sería que cada cual tuviera el nivel de pericia para en cualquier lugar, utilizando las vía naturales, y no convertirlo en un rockódromo de piedra natural. Pero sobre todo meter en la cabeza de algunos que no todo el mundo puede escalar y existen itinerarios que por su exposición y dificultad no están al alcance de cualquiera, ante eso solo hay dos posibilidades éticas, entrenar para llegar al nivel o asumir que no se alcanzará ese nivel. Que no es otra cosa que el saber renunciar, algo muy importante en el Alpinismo.



José Antonio Santos Miguel

Alpinista y Geógrafo

13 comentarios:

Fer dijo...

Muy interesante. Muchos puntos para reflexionar.
Teniendo en La Pedriza más de mil vías, desde iniciación hasta imposibles, se hace difícil justificar seguir abriendo a destajo. Hay que limitar.
Pero una vez equipada una vía (bien o mal), desequiparla es casi siempre empeorar las cosas.

Supongo que la fede es la única que puede coordinar estas cosas. Si cada uno va a "su" bola e intenta aplicar "sus" criterios, malo.

Slds

Kiko dijo...

Muy buena aportación Toño, y más en este momento. Siempre he sido afín a tu manera de entender la montaña, desde que me iniciaste en esto en la Pedriza, allá por 1995....se que conservas ese afa´n de enseñar y espero que lo conserves siempre. Un abrazo, fdo. Kiko.

skalatriz dijo...

José Antonio, ójala hubiera más gente como tú y menos ególatra "aperturista" (lo entrecomillo a propósito) que solo le falta grabar su nombre en la piedra para que le reconozcan en Cantoco. Triste, muy triste...

Lo siento, si la churri o el colega no son capaces de subir por una placa o incluso uno mismo, mala suerte, la vida es así de dura y no todos valemos para todo. La cantidad de vías que yo no soy capaz de hacer y no por ello pienso en añadirle o quitarle nada (ya sea parabolt, piedra sicada, picado, etc.) que me ayude más allá de mis posibilidades, pues solo faltaría.

Y yo sí creo que las vías deberían dejarse como el aperturista (desde abajo, por favor) las sintió en su momento. Y eso no es desequipamiento, es mantener el espíritu de la vía... Fuera reuniones o parabolts que no se pusieran en el inicio.

Reequipar (en caso de que se quiera hacer) creo que debería ser sustituir seguros antiguos que están en mal estado (y sí que desvirtúan la repetición de la vía) y por otros equivalentes, tanto en número como en tipo (expansión por expansión, clavo por clavo...)

Un cordial saludo de alguien que empieza y que siempre estará dispuesta a aprender

Cachorro dijo...

No estoy de acuerdo en una cosa (bueno, dos), si se trata de reequipar no cambiaría 'clavo' por 'clavo' sino 'seguro fijo' por 'seguro fijo' y 'seguro flotante' por 'seguro flotante', si el aperturista eticamente, y en su momento puso un seguro fijo es logico hoy cambiarlo por el mejor seguro fijo posible, no desvirtua la etica de la via y aporta seguridad.

Si el aperturista en su idea y primera concepción de la vía puso un clavo (SEGURO FLOTANTEEEEE) se debería cambiar por... ¿nada? para esoe stan los seguros flotantes de hoy.... ¿no? ¿O vamos a empezar a subir con maza?...

Y segundo punto... las reuniones... ¿Las quitaríais de verdad? no cambian la via... pero te permiten rapelarla en muchas ocasiones... no sabía que el quitar hierros llegara a eso...

y me callo ya, que soy un patan en esto y llevo un dia como el que dice por aqui... asi que a ver que deciis y a ver que consigo aprender ;)

SALUDOS!

Jacobo dijo...

Hola, yo tambien me enorgullezco de tener una escuela dura y con esa familla de especial q tiene la pedri, pero tampoco creo q haga mal a nadie tener ciertos sectores de aprendizaje(en toda su variedad de grados) no le veo la parte mala a eso mientras la filosofia de la escuela se mantenga en el resto de ella, no?
Con respecto a lo de los seguros, estoy de acuerdo con lo dicho por cachorro, pues ademas cierto es que el q abrió la via habria puesto lo mejor de q disponiese en su momento ¿o aun seguimos subiendo con tacos de madera, cuerdas de cañamo, descalzos... en vez de nuestro fantastico material actual, para conservar la etica de aquella via? no nos engañemos.
Y con respecto a lo de las reuniones... hay muchos tipos de ellas, pero las q estan sobre arboles quizas deberian ser las primeras en ser reequipadas, pues el q abrio la via, lo vio en buenas condiciones quizas, pero despues de cientos de repeticiones... tiene la culpa el arbol de joderse por el roce con las cuerdas despues del rapel? o quizas, puede que un dia llegues a la reu y haya muerto, la reequipamos con otro arbol de vivero? eso lo digo por el repeto ese a la montaña, q habla mucho de las rocas(seres inertes) pero poco de los arboles q sufren el ser reuniones o seguros intermedios.
Por lo demás... poco a poco se le va cogiendo el gustillo a la pedri y esos alejes, ese compromiso que exige de una escalada mas acorde con el grado real de uno mismo y aunque sabes que no repetiras la via como el que la abrió, el miedo y el compromiso, lo sientes.
Estoy muy a favor de las aperturas con cabeza (desde arriba o abajo) buscando una buena linea, pero mas ambiente tienen desde abajo. ¡¡¡aunque las pase canutas!!!!
un abrazo a todos!!!!

tumoe dijo...

completamente de acuerdo con Toño... Veo que estuvimos en la misma reunión y sacamos casi las mismas conclusiones que otrossss no quieren aceptar...

Y si me caigo me jodo...

GUITTOU dijo...

Sin animo de polemizar, mis reflexiones:
Si el aperturista de los años 50 metió traviesas de tren, clavijas de hierro del 20 etc...¿Hemos también de respetar eso? NO TODO TIEMPO PASADO FUE MEJOR...Hay cientos de vías clasicas llenas de chatarra dejada por los aperturistas (En Galayos sí, en Galayos, el paradigma ibérico de la escalada "limpia" según algunos, clavos y clavos de mierda por todos lados). ¿Son sagrados esos pedazos de hierro?¿Son sagradas las chapas de la Tiempos de cambio"?. Por no hablar de las buriladas pedriceras que dejan a Maestri cortito (su acción no tiene nombre pero a su favor diré que él estaba en la patagonia jugandose el tipo no en la Pedriza "azotada" por el suave clima madrileño)Mi pregunta es, ¿porqué desequipar unas vias y otras no? Quien tiene la potestad y la sabiduría de decidir que es lo bueno y lo malo? Yo digo NO a la comercialización de la escalada y a la equipación desmedida para vender guías y fomentar el consumismo de material, de ocio y de tiempo libre tan a la moda, pero también NO al fascismo desequipador.
La única manera de respetar la roca, el medioambiente y la montaña sería no aparecer por ahí. En el momento que escalamos o ascendemos una montaña o una pared deterioramos el medio, dejamos nuestra impronta. Ninguno de los que hablamos aquí somos Steve House, Patrick Berhault o Mick Fowler, que bajo la máxima exposición mantienen una ética estricta (que cuesta la vida en ocasiones), pues incluso ellos han utilizado medios de progresión "artificiales", cuando la cosa apretaba.
Creo sinceramente que debemos intentar conocer mejor la historia del montañismo, del alpinismo y de la escalada en el mundo (a esto contribuye mucho el blog A5Lunnis), no sólo en este pequeño charco que es Madrid (hay otros ombligos a parte del nuestro!) Así veremos que hay vida, roca y montaña fuera de la Pedriza, de Galayos y que lo importante es seguir nuestro proprio camino e ideal, pues escalamos para nosotros mismos y no para los demás, ¿no es así? Dejemos de una vez de juzgar y dediquemonos a vivir la montaña y la pared.
Saludos a todos

pedriconan dijo...

¿De qué estáis en contra, exactamente?: equipar rutas deportivas desde arriba, usar parabolt, usar pies de gato, magnesio, cuerda, ropa, gafas de sol..... Sin ánimo de ofender a nadie, el discurso, está muy bién redactado y hay conceptos en los que estoy deacuerdo, pero; es un poco impreciso, no va al grano.
Yo creo que en la pedriza, conviven distintos estilos de escalada desde hace mucho tiempo. Lo único que hay que hacer, es respetar. Para respetar, primero, hay que conocer. Si escalas deportiva, y además, abres vías desde abajo, tendrás el conocimiento, al ver la roca, sabrás donde tienes que aplicar un estilo o el otro. El problema viene por la ignorancia de algunas personas, que sólo saben ver la roca desde un punto de vista. Sectores de iniciación, creo que ya hay suficientes y hay de todo, chapas muy cerca, lejos y muy lejos, es suficiente, tampoco vamos a llenar de chapas todas las rampas. Que la fricción os acompañe.

Kiko dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kiko dijo...

A buen entendedor...pocas palabras bastan

Kiko dijo...

guille yo creo que los clavos en Galayos son un simbolo, es como una especie de tradición que limita el progreso, y aunque algunos estén aun a prueba de bomba, muchos solo sirven como punto fijo de reposo, o solo para marcar los pasos de IV+ o sup y de alguna manera marcar los recorridos de las clasicas.......Pocos en su sano juicio se fiarán de un vuelo de muchas de estas clavijas. En un momento en el que disponemos de un material increible (aliens, zeros ó nuevos micros de camalot) yo creo que tenemos la puerta abierta a conservar una zona como Galayos, virgen y natural....osea totalmente limpia; Y pienso como tú, de la revisión que se hiciera, a todo el mundo habría que consideralo igual.....si sobran las chapas de la Tiempos sobran.....
Sobre los de Maestri, a día de hoy...lo mires por donde lo mires...es una aberración; También lo sería la Nose del Capitan, con todo aquel tinglao de la megavisagra de remolque........No creo que repetir la cumbre del Torre por despecho puede dar licencia a nadie de subir allí aquella makinaria.....

GUITTOU dijo...

gracias por tu comentario kiko! Es cierto que con los materiales (y los entrenamientos mentales y fisicos de la peña) actuales se hacen maravillas. Incluso la Vía del "compresor" ha sido escalada (casi) sin utilizar la linea de perforaciones de maestri (Smith y Wharton).
Tu posición contra el equipamiento es muy loable, pues te colocas en el extremo del "nada equipado" y lo defiendes con tus argumentos, lo que me preocupa son aquellos que se rigen en "guardianes de la verdad" y se creen en potestad de elegir que es lo equipable y que no lo es...con criterios subjetivos como "esta via me mola", "esta la abrió un amiguete" y "esta no pues la desequipo" si un debate previo.
Un abrazo y hasta proximas escaladas espero!

Kiko dijo...

es a mi que me da que eso es lo que nos están haciendo creer que ocurre.....pero muchos de los desequipamientos no tienen ese caracter dictatorial que dices....es mi impresión;