13 mayo 2008

MUSGAÑO (Galayos Free - 1980)




Artículo escrito por el Musgaño para el ALTA RUTA, revista del Club Alpino Maliciosa, en 1980:





Galayos es, a mi modo de ver, la escuela castellana más apropiada para la practica de la escalada libre de gran dificultad. Por un lado paredes de hasta doscientos metros que ofrecen una escalada de buena longitud. Su situación en un incomparable marco de casi alta montaña, engrandece más aun la satisfacción de escalar en sus verticales agujas. Y sus características especiales, como la morfología de la roca, con excelentes fisuras acogedoras de inarrancables fisureros.
El Galayar ha contado siempre con las vías más comprometidas (y difíciles), de todas las escuelas de la zona. Y eso se debe a varias razones, como pueden ser la meteorología de la zona, la marcha de aproximación de considerable duración, y a sus severas, y en cierto modo, impresionantes paredes.

Durante la década de los años 50 y 60 se fueron haciendo las primeras ascensiones de las clásicas de dificultad, con grados en libre de hasta IV+ y V, y, claro está, con tramos de artificial impuestos por la verticalidad de dichos itinerarios. Durante los 70 también se siguieron abriendo itinerarios pero sin superar el V+ en escalada libre. Durante este intervalo de tiempo se han dado numerosas primeras ascensiones, ya que las posibilidades de escalada son enormes. Era un momento en el que solo se miraba la ascensión de una pared, con todo tipo de medios. Es decir, se trataba de subir por esa pared ante todo. Es cuando surgen las vías duras de los Galayos, como pueden ser la Gerardo-Rafa, la fisura norte de la Vela, o la Rodolfo-Santiago del Capuchino.
Sabida es la preferencia de la gente por la escalada en libre más que por la artificial, y también que es preferible superar un paso en libre, antes que en artificial. Las razones son obvias. De esta manera, se fueron quitando, poco a poco, algunos pasos de artificial de estos itinerarios. Con la llegada de la escalada libre integral a nuestras escuelas, muchos de los artificiales han desaparecido, o mejor dicho, se han transformado en duras y técnicas escaladas libres de VI y VII grado.

Muchas de estas vías presentan un equipamiento defectuoso, o malo y escaso. Otras veces la roca está llena de liquen, vegetación o arena, que no obstaculizaría en absoluto la escalada artificial, pero que haría imposible su superación con pies y manos. Así, antes de pasar en libre por ciertos itinerarios, ha sido necesario prepararlos y limpiarlos de antemano. Quiero hacer hincapié en esto, que para algunos es sorprendente y chocante. El limpiar de vegetación, arena, musgo y piedras sueltas, una escuela de escalada, está ligado sistemáticamente a la apertura de una vía, no solo en el extranjero, sino también en muchos lugares de España como Atxarte, Montserrat, etc… O bien vías ya abiertas que se limpian por escaladores ajenos a la primera ascensión. En Castilla no cabe esto en la cabeza de casi nadie, pero cuando efectúan la escalada de la Vía de los Malditos en la Punta Díaz Rubio, las cordadas salen llenas de liquen. O bien en la Ayuso-Rivas de la Amezúa, se quejan de que todas las fisuras están repletas de tacos podridos que mantienen la humedad e impiden el aseguramiento o la progresión. Castilla que tanto presume de estar a la cabeza del alpinismo español (nada más erróneo), está a la cola en innovaciones y nuevas técnicas. O peor, en la aceptación de las mismas.
Introducidas las nuevas técnicas y la nueva mentalidad en los Galayos, han aparecido varias vías que voy a comentar a continuación, que se puede decir que son, sin duda, las más duras y difíciles del Galayar.



Pequeño Galayo:

Diedro Jerónimo López (MD / 100m)
Escalada muy elegante y atlética. Segundo largo en V mantenido, y con un movimiento de V+. No se usó ningún punto de ayuda ni de reposo.



Torreón:




Vía Norte (EX- / 60m)
Difícil y muy técnica. Pasos de V+, VI y VII-. Vía de fisuras y muros lisos en desplome. Es el primer VII- suoperado en los Galayos.






Fisura de los valencianos (ED- / 60m)
Fisuras muy atléticas y placa extrema. Muy buenos seguros, aunque algo distanciados en su parte superior. Ningún punto de ayuda ni reposo fue necesitado (solo uno durante la primera ascensión en libre para la colocación de un spot de seguro)




Punta Maria Luisa:






Diedro Ayuso-Espías (MD+ / 150m)
Vía equipada, con un diedro muy atlético y mantenido. Ningún punto de reposo.

Vía Olga (MD /150m)
Tiene tres puntos de ayuda por eliminar, en el techo. Ofrecerán al eliminador un VII o VII+



Aguja Negra:




Vía Noroeste o Mayayo-del Pozo (MD+ / 250m)
La vía más larga de la zona. Gran ambiente. Ningún punto de ayuda ni de reposo ha sido empleado hasta el muro. Pasos de V+ y uno de VI-. El muro, en curso de superación (has sido hecho en libre en sus 3/4 partes) es lo más difícil escalado por ahora en Castilla : VII




Aguja Amezúa:





Vía Gerardo-Rafa (MD / 200m)
¿Quién no conoce la Gerardo-Rafa? Sin ningún punto de ayuda ni reposo, hay dos pasos de V+. Uno en el tercer largo, y otro en la travesía del primero (ojo, sin agarrarse a la cinta del clavo)




Punta Díaz Rubio:




Vía de los Malditos (MD / 150m)
Difícil y sostenida. Enteramente con fisureros. Sin puntos de ayuda ni reposo, tiene tramos de V. Ningún paso de V+. Sería interesante limpiarla de liquen y vegetación.





La Vela:



Fisura Norte (MD / 70m)
No hay que confundir difícil con penoso. Considerada como la vía más difícil del Galayar, equivocadamente. Un solo punto de ayuda, a la salida del techo, fácilmente eliminable (V+ ó VI), a condición de llevar las manos bien vendadas. La roca es muy cortante.






Una pequeña muestra de los que ofrecen los Galayos en escalada libre. Las posibilidades, imaginarlas vosotros mismos. Con el tiempo, no creo, por inverosímil que parezca, y apoyándome en lo que está sucediendo en todos los lugares del mundo, que quede un solo punto de ayuda en los Galayos. Todos los pasos de artificial del lugar son eliminables. Incluyo el techo de la vía Simarro-Aguado al pequeño Galayo, que ofrece la posibilidad de empotramientos de dedos, y pequeños agarres, tanto en el techo como a la salida. El tiempo lo demostrará. La escalada en dificultades de la UIAA se ha abierto por arriba, VII, VII+, VIII-, VIII…todo llegará.

Y por último, tan solo dos cosas: No olvidemos que el equipamiento, y el respeto a ese equipamiento, es obra de todos, así como la limpieza de las vías más interesantes, por el bien de todos y de uno mismo.



Ángel Manuel Martínez Muñoz (El Musgaño) – diciembre 1980.

3 comentarios:

Vlady dijo...

Interesante y premonitorio artículo ;)

Salu2

tumoe dijo...

Deberías escribir otro libro con todas estas historias...

Kiko dijo...

Ya no tengo tiempo...eso se lo debería ya currar otro. total, es recopilar la información con entrevistas y engranar un texto...a ver si alguien se anima joder!