28 junio 2007

HIJOS DE LA PEDRI

Nueva ruta en abierta desde abajo en Madagascar: "Hijos de la Pedri"(7b+/500m) megaplacón a cargo de Palan y Talo Martín, Eudald Ros y Turko Ortiz


ENORABUENA CABRONES!....A VER SI ES LA PRIMERA DE LA SAGA.

http://acosoy-derribo.blogspot.com/2007/07/hijos-de-la-pedri-madagascar-2007.html

26 junio 2007

Diedro Mogoteras

Diedro Mogoteras (Peñotillo, Maliciosa)

El Peñotillo de la Maliciosa desde la Barranca de Navacerrada.


Un bonito bloque que te encuentras por el camino...




Una cordada en la Velayos-Chocolate (IV+), a la derecha de la nuestra...




Vista desde debajo del bloque empotrado (L1-III)



Aquí se vé la entrada de la chimenea, que no quedan mas cojones que hacer sin asegurar. Con un paso de hombros sentado se burla mejor y no te juegas el esguince....pero aun asi son unos metritos de IV+ , a la marinera!...



Una vez en la chimenea, y si llevas el WC del 6 (incluso el 4,5 de los camalotians), puedes ir seguro....hay por ahi una clavija que no hay que saltarse....además hay frecuentes agarres por la derecha para hacer posturitas y tal....



Esta es la salida a reu desde arriba...


La reunión es sobre dos clavijas: una universal en fisura horizontal a cañonaco, y una moderna de armella también muy bien puesta. Notense las gafas yosemiticas del Ramón, que desde que se las vió a nosequien del campo 4 está muy pesadito...

Ultima foto del L2, que está muy muy sucio...es necesario el manual del padre mundina, y dejarse las uñas largas la semana anterior...se proteje bien, y la clavija de la sección de V tiene el baile de san vitto, menuda sorpresita cuando llegas y la cojes. Hicimos el gañan y solo llevamos 6 expreses, asi que me quedé sin mosquetones. La salida al tramo final de III se puede hacer en travesía a la derecha, pero no sin un hazadón de jardinero. Destrepé todo el largo y abandoné un WC del 3 con maillón de los gordos.

El padre Ramón, formado en el Frente de Juventudes, oficia la ceremonia de clausura de actividades.











25 junio 2007

JOE BROWN

Joe Brown abriendo "The Right Unconquerable", en Stanage 1949


“En Inglaterra se necesita más el ingenio que la osadía de encontrar lugares no hollados aún. La era de la exploración dibuja su final”.

Cambridge Mountaineering, 1948.



Tal era la opinión de los círculos montañeros informados, según Harding daba sus últimos retoques a la guía de Llamberis. Pero el deporte de la escalada en roca en Inglaterra se hallaba en el umbral de un cambio fundamental. En un nuevo clima económico, la inmensa mayoría de la clase trabajadora podía disfrutar de ella por primera vez. Una vez más, la gran fuerza motriz llegaba de las ciudades norteñas. Con lentitud en los comienzos, pero en un fluir constante y creciente, y según se instauraba la semana de cinco días laborables y el vehículo de transporte individual, los jóvenes entrenados en las zonas de gritstone dirigieron sus objetivos hacia riscos mayores. Estos transformaron la escalada en un deporte de masas, y el grado y las técnicas sufrieron, en un solo año, un aumento superior al de toda la década anterior. Según se hacía más alta y estrecha la parte alta de la pirámide general de la escalada, la base se ampliaba, y abría un ancho camino hacia el gran avance del alpinismo británico y la exploración de las montañas. En el centro de todo esto estaba Clogwyn du´r Arddu, a veces como desafío, a veces como gimnasio o incluso santuario. Y la punta de lanza de este movimiento fue un aprendiz de fontanero de Manchester llamado Joe Brown.

Los primeros datos que tenemos de su actividad son de su escalada a la Zinder Downfall en 1946, con la cuerda de tender la ropa de su madre. Hacía cordada con “Slim” Sorrell, y vivían al raso, los fines de semana, en el Peak District, desarrollándose rápidamente como gritstoner. Antes de su primer año de actividad ya estaba realizando salidas a la zona de Gales y a Lakes, donde tuvo pequeños contactos con aquellas comunidades escaladoras, y escaló compulsivamente rutas según se las iba encontrando. Duras y fáciles, clásicas y recientes, con buen o mal tiempo, Joe Brown las repetía una tras otra. Un día conoció a Nat Allen y a Wilf White, quienes le pusieron en contacto con el recién formado Valkyrie Club. Con ellos abriría un buen número de nuevos trazados en los resaltes de gritstone. Todos pertenecían a una tradición muy temprana. A menudo vivaqueaban en vez de acampar en chozos, y escalaban con cualquier tipo de meteorología, aunque solo fuera para entrar en calor. Formaban un grupo muy compacto, y Joe emergió rápidamente como su leader en la roca.


El Cenotaph Corner

En sus comienzos, el grupo escalo aislado del resto de las comunidades, con escasos conocimientos sobre las costumbres y tradiciones en la materia. Esto provocó un doble efecto. Se metieron en vías que habían repelido a los expertos de la época, desinhibidos y sin ser conocedores de tales problemas, ni de todo el folklore que los rodeaba. Además, algunos de sus métodos no eran bien vistos por los mayores. Un ejemplo de ello es el primer intento que Brown hizo al Cenotaph Corner, realizado al parecerle una línea muy lógica y factible para la escalada, después de ver una foto en la guía de Barford “Climbing in Britain”. En esos momentos, la Cenotaph tenía un aura de escalada imposible, y ninguno de los fuertes escaladores que la habían intentado había logrado pasar la primera de sus dificultades. Sin embargo, Brown logró alcanzar la cueva que hay cerca de la salida, con la ayuda de cinco clavijas, y además no había encontrado ninguna razón para no utilizarlas.
Hay que recordar que en aquella época, no se había desarrollado ninguna ética estricta con respecto al exceso de su uso, y, además, varias vías de finales de los 40´s habían sido abiertas con diversas clavijas. Esto también ocurrió en Scafell, y en Lakes, en la controvertida tercera ascensión de la Kipling Groove. Finalmente, el grupo “Valkyrie” cogió fama de ser demasiado amigo de las clavijas.


Joe Brown


Pero Brown se hallaba en pleno desarrollo de sus técnicas de protección natural, las cuales, unidas a un conveniente y estricto racionamiento de los pitones, le posibilitó abrir tantas magníficas rutas en los siguientes años.
Este grupo acabó teniendo una enorme influencia en la actual ética de la escalada británica (años 70´s). Ósea que no debemos pensar en el Joe Brown de los años del Valkyrie Club, como el autor la sacrílega clavija en la sección clave de la “Dolphin´s”, sino en un místico personaje, encalomado bajo una fría lluvia en un remoto desplome de gritstone, colgado de unos inusitados empotramientos que solo él concebía, y sin intuir los prolíficos años venideros, ni lo famoso e influyente que lograría llegar a ser.

Su primera visita a Cloggwyn dur Ardu se produjo en un húmedo día de la Pascua de 1949, con un aspecto impresionante en sus riscos, entre velados por la niebla. Su primer largo de escalada lo hizo en la laja fisurada del comienzo de “Curving”. Según la subía empotrando, y bastante sobrado, cuando Harding (local fuerte de Cloggy del momento) llegaba a la base con su equipo. Uno de sus integrantes caía de lo alto de esa fisura, al tratar de escalarla en bavaresa.
Ese verano, durante tres días de meteorología perfecta para la escalada, Brown y Sorrell hicieron la totalidad de las trece rutas existentes en Cloggy en aquel momento. Con aquella acción intensiva, Brown igualaba en experiencia a los más curtidos escaladores del lugar, quienes habían tardado varios años en recorrer todos aquellos trazados. Al mismo tiempo, Brown fichaba nuevos lugares donde abrir vías. En especial se fijó en el muro fisurado a la izquierda de la “Curving”, donde ya estaba abierto el primer largo de la Birtwistle´s Drainpipe Crack. Rápidamente comenzó a probarla, con muy mal tiempo. Esos días dormía en el estrecho vivac del Club Valkyrie´s, el sórdido casetón de cobre de la mina. Tras subir la “Drainpipe Crack” (fisura del desagüe), nombre muy adecuado para aquellas condiciones, su equipo se encontró con otra vertical y comprometida fisura de 45 metros; un tema demasiado serio. Brown prefirió dirigirse hacia las series de fisuras y poco profundas chimeneas de la zona derecha, algo más complejo en su concepción. La primera sección es una corta y rara fisura tras la que (en un segundo intento de forzar en libre) Brown se desvió al muro de la izquierda. Abierto completamente de brazos como un águila sobre unos pequeños agarres, con los dedos helados y los calcetines completamente deslizados en sus pies, se acabó cayendo. La cuerda deslizó por una larga cinta, se arrastró por un filo, y fue brutalmente machacada. Pero aguantó. Brown cayó en una repisa verdosa, y quedó allí para no cargar su peso en la dañada cuerda. Y así nació su primera gran leyenda: haber volado treinta metros, y haber sido parado por las hebras de una cuerda de cáñamo.
Pero en ese preciso momento en que comenzaba a hablarse de él, el Servicio Nacional le obligó a desplazarse a Singapur. Así pues “The Black Cliff” (Cloggy) gozaría de un tranquilo año, antes de que se desencadenara el gran asalto.

En el momento en el que Brown regresó de sus servicios, el Valkyrie Club se había desintegrado, pero un nuevo grupo se fue formando gradualmente en Manchester, a base de jóvenes escaladores de su vecindario. Se juntaron casi por casualidad, o eso parecía, pero lo cierto es que todos compartían una gran dedicación a la escalada, una buena voluntad para convivir juntos en una tienda, o en un vivac, y también, al principio, una igualdad en la falta de fondos económicos y de transporte particular. Poco después se formo un club con doce de estos componentes: el Rock and Ice. Algo anárkiko, pero muy sólido. Éran difíciles de investigar, como si de una sociedad secreta se tratase; no tenían ni reglamento escrito, ni libro de actividades, ni chozo de reunión.
Parte del Rock and Ice Club, en Chamonix

En sus bienaventurados comienzos, el Rock and Ice Club logró una gran reputación. Brown, Sorrell, Allen y White fueron completados por Ron Moseley, Don Roscoe, Don Whillans, los hermanos Greenall (Ray y Pete), y quizá media docena más de componentes. Later Harry Smith y Joe Smith (Mortimer) se unieron al grupo, e incluso hombres de Yorkshire como Denis Gray and Dough Verita. Todos escaladores muy hábiles, y líderes de cordada por propio derecho.
Pero Brown, Whillans y Moseley se harían su propio sitio en la historia de la escalada. En Cloggy se sentían como en casa.

Whillans había escalado todas las más difíciles rutas del gritstone, entre los 15 y los 17 años de edad, y pronto llegó a labrarse una increíble reputación de “hombre duro”, en todos los sentidos. Las historias de sus "tronadas" comenzaron a propagarse por el mundo de la escalada, en paralelo a las de sus temerarias tiradas de primero, y a las de su humor sarcástico. Su genio pensante y su carácter introspectivo era conocido únicamente por sus amigos íntimos. Se le recuerda como una mezcla entre Herman Buhl y Andy Capp. En sus últimos años vestía un inmaculado sombrero blanco, con cigarrillo en boca casi perpetuo, y con sus penetrantes ojos azules al fondo. Era el maestro de los comentarios devastadores. Su segundo de cuerda una vez le comentó (en la ruta de la White Slab):

Don!...Don!...aquí abajo hay mucha piedra suelta!”
Y Whillans le contestó:
“¡Pues donde estoy yo es un infierno!...¿Quieres que te mande unas pocas?”

Pero habitualmente se mostró como el escalador más asequible en lo que a dar información sobre vías se refiere. Y su reputación como alpinista era inigualable; siempre dispuesto a dar el largo más complicado, en el momento que más falta hiciese.



Don Whillans

Traducción del libro editado en 1971:
"The Black Cliff" (Crew/Soper/Wilson)
(que cuenta la historia de Clogwyn du´r Arddu, la mitica escuela galesa que ha visto pasar a todas las leyendas de la escalada inglesa)

21 junio 2007

Entrenar es bueno 1ª parte.

(Foto: César Cástro)

¿Por qué entrenar?

Entrenar es necesario para poder afrontar con seguridad las cosas chungas de la montaña...






En este vídeo se muestra lo dura que es la vida para un escalador solitario. Hay que estar bien entrenado para afrontar toda clase de adversidades y penurias...


(La música y escenografía es muy village people...)





A este pobre hombre le ocurre de todo. Dudamos si llegó a la cima o terminó abriendo un cavarete en Las Vegas.


Por otro lado tenemos este otro vídeo editado por "Chimo Bayo "

En él nos muestran el claro ejemplo de quedarse sin pilas y no tener material suficiente. Si este buen escalador hubiese tenido un entrenamiento planificado de fuerza resistencia, no le hubiese ocurrido esto.




18 junio 2007

II SEMANA INTERNACIONAL DE MONTAÑA EN CERCEDILLA




EN JUNIO

Sábado 16

19:00

INAUGURACIÓN
Presentación de la Exposición de Fotografía de Montaña, por Jonás Cruces
Entrega del premio al ganador del concurso de fotografía sobre montaña y naturaleza, destinado a alumnos del I.E.S. "La Dehesilla" de Cercedilla
Inauguración de la Campaña de Colaboración con el proyecto "SHERPA" de la Fundación Galicia Verde, para donar material de montaña para los Sherpas del Himalaya.
Proyección del Audiovisual “Marejada Alpina y Salto Base”, por Carlos Suárez
Aperitivo

Centro Cultural Luis Rosales














Domingo 17

8:00 XI Maratón Alpino Madrileño
Salida de la Plaza Mayor de Cercedilla









10:30 Mercadillo de Material de Segunda Mano
Polideportivo Municipal













Martes 19

9:30 Estación de Cercanías de Cercedilla
I Marcha de Senderismo
para alumnos del IES "La Dehesilla".
Guiada por miembros del C.D.E. Cercedilla









12:00 I Jornada de Difusión del Montañismo por Srs. Miguel Ángel Martín Fuentes y Jorge Sánchez Romero, Tecnicos entrendores del equipo de competición de Esqui de Travesia de F. M.M..
En el salón de actos del IES"La Dehesilla" (Cercedilla)









20:30 Iñaki Ochoa de Olza
Proyección "Cielo, Infierno, Himalaya" Un viaje a las cumbres más altas del mundo alcalzandas por Iñaki en el 2006.













Miércoles 20

9:30 Estación de Cercanías de Cercedilla
II Marcha de Senderismo
para alumnos del IES "La Dehesilla".
Guiada por miembros del C.D.E. Cercedilla









12:00 II Jornada de Difusión del Montañismo por D. Juan José Gómez Amaya, Entrenador Superior de Triatlón y técnico en promoción .
En el salón de actos del IES"La Dehesilla" (Cercedilla)









20:30 Jordi Tosas
Proyección "Un camino entre las piedras" Es un viaje al corazon del alpinismo desde el corazon de un alpinista; un tercio de la misma se centra en su faceta de esquiador extremo.













Jueves 21

12:00 Exhibición de rescate en altura por miembros de la Sección Especial de Rescate e Intervención en Montaña (SEREIM) de la Guardia Civil.
En el patio del Colegio Público "Vía Romana" (Cercedilla)









20:30 Antonio García Picazo
Proyección "La Magia de la escalada Montserratina en imágenes" Montserrat desde el punto de vista de este carismático escalador o "paseante de las paredes", según él mismo se denomina














Viernes 22

9:30 Estación de Cercanías de Cercedilla
III Marcha de Senderismo
para alumnos del IES "La Dehesilla".
Guiada por miembros del C.D.E. Cercedilla









12:00 III Jornada de Difusión del Montañismo por D. Luis C. Garcia Carballo, Jefe de Equipo de competición y Jefe de Mecánicos de la empresa Di Vico Bikes
En el salón de actos del IES"La Dehesilla" (Cercedilla)









20:30 Iker y Eneko Pou
Proyección "Eternal Flame", que trata de su repetición a la mítica vía de la Torre sin Nombre de las Torres del Trango (pakistán).













Sábado 23

11:00
a
19:00

Rocódromo En la Plaza Mayor (frente al Ayuntamiento)
Participación gratuita para todos los niños
Seguro de accidentes para todos los participantes y monitores especializados.









9:00 Marcha Popular "Cercedilla - 7 Picos"








9:30 Recorrido en Bicicleta de Montaña









14:30

Comida Popular en el "Antiguo Lavadero" (junto al parking)
GRATUITA para todos los participantes en las Marchas

(*) en caso de lluvia se trasladará al Polideportivo Municipal










20:30 Mick Fowler
Proyección "China. Secrets Revealed" Fantásticas cumbres y rutas en el Himalaya Chino; relatos de sus ascensiones durante 2005









23:00 Concierto en la Plaza de Toros de Cercedilla
Especial BANDAS SONORAS, a cargo de la prestigiosa Escuela Municipal de Música y Danza de Cercedilla










(más información pinchando el dibujo)

17 junio 2007

Nose cómo escalar el Capi. Por Dani de Vito

Multitud de cartas están llegando a nuestra redacción. Admiradoras, esponsors, lectores, peluqueros, revistas, webs... la vuelta de Daniel Sanz de Patagonia ha sobrepasado todas nuestras espectativas en reclamos publicitarios. Pero el público se pregunta ¿quién es este chico y que ha hecho.?

Le pedimos a Dani que nos mandase algún vídeo de su pasado, de algo de lo que estuviese orgulloso. Y claro, el servidor no nos permite colgar esa clase de vídeos, por lo que tuvimos que focalizarlo desde un lado más de tipo escalada.






Esta es la portada del mes de Junio de la prestigiosa revista latinoamericana Veritg. Famosa por destapar escándalos alpinos como el mundialmente conocido "Follisqueo a 8000" donde dio a conocer una red ilegal de botellas de oxígeno para un burdel a más de 8300 metros.



Y este fue el anuncio de preservativos Control en Mayo de 2007 en Argentina, el cuál ha creado polémica en los sectores más radicales del alpinismo internacional.


15 junio 2007

Mr. A5 vuelve de Patagonia


Un pino en Patagonia (Colección de Daniel Sanz)

Dani entró en nuestra primera selección de Lunni Climbers para llevar a cabo escaladas extremas alrededor del mundo gracias a las Lunni subvenciones. Cuantías envidiables de dinero, para poder viajar a lugares remotos y escalar las cimas más salvajes de la Tierra. Muchos fueron los aspirantes, pero pocos, muy pocos los elegidos.


Dani en Patagonia (Colección de Daniel Sanz)

Fans rugientes a la salida del Aeropuerto de Barajas esperando a Dani


Hoy vuelve de Patagonia y nos trae este material gráfico colgado en su blog personal Mr A5.
El principal objetivo era escalar la FrancoArgentina del Fitz Roy con un viento superior a los 120 km/ h. y realizar un salto base para llegar directamente de la cima del Fitz Roy a Chalten.







12 junio 2007

Las cosas de la MANO NEGRA


Imagenes aparecidas a principios de los años 80´s en la revista ALTA RUTA del Club Alpino Maliciosa, y cedidas por Luis Gonzalez "Pato".















































11 junio 2007

Silencio, se rueda.

Hace ya dos años que "Pedriza, Historia de 32 sendas de la vertical" vio la luz.

Es un libro atípico, y que a mucha gente le ha gustado. La gente envía correos electrónicos felicitando a César por el trabajo realizado, pero hará ya como 8 meses que nos sorprendió un correo electrónico en especial.



(Reconstrucción para la película)

El correo era de Matias Costa, subdirector de "ocaso producciones." Contaba lo mucho que le había gustado el libro y las posibilidades que veía él de grabar un mediometraje para presentarlo a diferentes festivales. "Quiero transmitir el sentimiento que das a tu libro en esta película, y para ello espero poder contar con tu ayuda César"


Desea reconstruir las principales historias que se reflejan en el libro. Historias que vienen desde los años 30 hasta los 80.


El proyecto comenzó hace ya un mes con la reconstrucción de las escaladas de Teógenes en Galayos, Peña Blanca y Pájaro.



(Reconstrucción para la película)

Necesitamos gente para hacer de:

Gálvez y Pascual (Para escalar la Gálvez - Pascual del Yelmo en cletas, y simulando su apertura)
Galletas (Para simular la primera en libre sin goma frita a la Volldamm)
Mogoteras (Para la escalada de la Norte del pájaro, haciendo la tirolina con el cable de telefónica)
Culebras (Para entrar agitando en las manos un puñado de culebras en la Casa Julian)
Pato (De segundo con el galletas y para tirarle de la cuerda hasta que se caiga)
El Paraca (Para subir un tocadiscos de los 60´y la discografía entera de los beatles al cocodrilo, en vinilo)
Tino y Ezequiel (Para subir escayolados de pierna la Vikinga y quitarse las escayolas a las puertas del agujero)
M.A. Herrero (Para hacer en solitario la Sur del Pájaro, maldiciendo y gritando, con un puñado de clavijas)


La gente debe se debe de parecer físicamente y debe de adoptar el rol del personaje donde se mete durante lo que dure el rodaje.
No hay dinero de por medio, aunque si entran: vestuario, maquillaje, los bocatas y el agua.


Los que estén interesados, por favor se pongan en contacto con nosotros. Mandar una fotografía.


08 junio 2007

Lunni Miranda y la Mater Misericordiam

(Carlos escalando la Mater Misericordiam)
Foto: Javier L.


Decidimos ir a visitar el 8a más famoso de toda La Pedriza, La Mater Misericordiam del risco de La Peseta. Pero como nos daba miedo, porque tiene unos cañonazos de los de "caete y mira el reloj", pues cogimos a otro y que nos subiese. Entonces decidimos llamar a Carlos Miranda, "el hijo del viento"...




(Carlos escalando la Mater Misericordiam)
Foto: Javier L.



En el risco de la Peseta hay una concentración de vías duras de adherencia, que no es normal. Pero sobre todas esas vías que llegan hasta el 8b/b+ destaca una, la que todo el mundo quiere escalar, la Mater Misericordiam. Recorre una loncha lisa que se va poniendo según subes más y más vertical. Se podría hablar del primer "8a" en Pedriza, equipado por Snoopy, Fibris & Friki en 1985.
En un comienzo su escalada era de 7b /A0, pero poco a poco se fueron liberando los A0, hasta quedar en un 8a que tendría reservado un puesto especial en la historia de la dificultad en La Pedriza.

La Mater es una vía muy mantenida y estresante. Es capaz de romper los nervios mejor templados debido a su mezcla de mito y caidas largas. En todo momento hay presas donde agarrar, aunque la clave de esta vía, como en casi todas de La Pedriza, está en los pies.

Carlos es un escalador que ya estuvo aquí hace 20 años (con 22 añitos y subiendose por esta placa) y le gustó la idea de volver tras 20 años, a escalar esta vía tan lisa. Hay escaladores que te cuentan lo bien que escalaban cuando eran jóvenes, o las mil peripecias que hacían. Al "hijo del viento" (como se le conoce a Carlos), no le hace falta hablar. Se ata la cuerda al arnés y comienza a moverse en placas de adherencia como pez en el agua. Su estilo de pies me recuerda a mucho a los movimientos de escalada de Talo. Sus pies se mueven ágiles, con seguridad y pisando donde debe pisar. En ocasiones sube el pie a alturas insospechadas, se sienta en él e invirtiendo las manos es capaz de levantarse sobre ese pie, todo ello sin brusquedades, sino con elegancia y precisión.



04 junio 2007

Piggot´s Climb - (Cloggy 1927)


Fred Piggot mostrando maniobras de cuerda




El Espolón Este nunca se ha escalado. El muro final (The Pinacle) es inexpugnable, pero los 60 metros de abajo…aun esperan ser escalados por alguna cordada audaz y experta

(H.R.C. Carr, 1926)


La primera guerra mundial vino y se fue, y el mundo cambió. El viejo orden social desapareció; el ritmo de la vida se aceleró. Así que, esto también se vio en la escalada: los mejores escaladores de la preguerra lo dejaron, y nuevos grupos aparecieron con independencia de los círculos ya establecidos. Esta nueva estirpe incansable trajo una dedicada, y a veces despiadada, manera de hacer montaña, algo que era ajeno a los herederos de la pausada tradición de preguerra.

El mayor ímpetu vino de las ciudades norteñas. Dos factores fueron importantes. Ya existía una arraigada tradición de escapada, los fines de semana, de los depresivos ambientes industriales, para ir a correr y pasear al monte, así como a practicar difíciles escaladas en los pequeños resaltes de arenisca (gritstone edges). La escalada en este tipo de roca revivió bastante después de la primera guerra mundial. La escalad en pequeños resaltes, y en concreto en el gritstone, proporcionaba un entrenamiento ideal para empresas mayores. Viviendo en el norte, uno tenía la posibilidad de escalar a menudo, coger forma, practicar técnicas, aprender posibles situaciones de roca que se darían en sitios más grandes, innovar técnicas… La mayoría de los líderes de cordada ingleses surgidos desde los años 20 han entrenado en estos lugares. No obstante, en aquella época, la mayoría de los gritstoners (fans del gritstone) escalaban en estos lugares sin necesidad expresa de hacerlo, y como fin en si mismo, del modo que lo hace hoy mucha gente (1970).
Piggot en "Crack and Corner", The Roaches, 1922

Pero el segundo factor en juego es muy importante: el incremento de la afluencia, y sobre todo el desarrollo del transporte motorizado, hicieron más accesibles las montañas para los habitantes de las ciudades. Nace el hábito de fin de semana, y los clubes de mayor importancia comienzan a hacerse con chozos y pequeños refugios en estos parajes.


El Espolón Este





La Piggot´s Climb es la numero 2.







Mientras, los riscos de Clogwyn du´r Arddu estaban algo olvidados. La Canal Este había sido escalada en 1912 por George Mallory, y justo tras la guerra, Herbert Carr exploró las placas del la zona derecha, en el extremo del muro. Pero no se había intentado ninguna escalada nueva. Las palabras de Carr en la guía de 1926 “Snowdown Guide” no eran muy clarificadoras, pero si parecían sugerir la posibilidad de que el Espolón Este pudiera ser escalado.

El momento era bueno para un ataque. Un grupo de gritstoners de Manchester, miembros del Club Rucksack, escaladores de las más difíciles rutas del Lake District, así como aperturistas de muchas nuevas, pusieron sus ojos en el virgen espolón.


Morley Wood, un buen primero de cuerda por propio derecho, pero descrito como “el segundo perfecto”, hizo un reconocimiento de la roca en 1924. Él divisó una línea, con bastante vegetación pero muy obvia para ser escalada en su parte baja, y que llevaba, tras un pequeño pico, a un diedro de aspecto feroz. Para un escalador entrenado en las fisuras de gritstone, ese era el lugar obvio para abordar el Espolón.

Pero el verdadero instigador del asalto, y su fuerza motora, fue el enjuto Fred Piggot. Un líder hábil y ambicioso, que más adelante fue pionero de los rescates en montaña. Él y Lindley Henshaw trazaron planes en secreto. El viernes santo de 1926 comenzó la campaña.






Escalera humana en el diedro de 3 metros




Piggot y Henshaw escalaron unos primeros treinta metros por pequeños muros y verdosas repisas, a la izquierda de las chimeneas que obligaron a retirarse a los Abrahams. Llegaron a una pequeña repisa debajo de un diedro de unos tres metros carente de agarre alguno. La posición era bastante expuesta, y se hacía necesaria la participación de un tercer componente para asegurar un paso de hombros. Wood, compañero suyo en numerosas escaladas, era la opción adecuada. Los tres regresaron tres meses después, en junio. Combinando técnicas forzaron el diedro, y alcanzaron una buena y vegetada repisa, conocida como “The Conservatory”, y escalaron por el pináculo en vertical hasta otra repisa. Allí se reunieron para estudiarlo que parecía ser la sección clave de la escalada: un formidable diedro de unos veinte metros, que llegaba a una zona resquebrajada, no muy lejos de la Green Gallery, en lo alto del Espolón.






Piggot inspecciona la fisura, antes de la primera ascensión



Henshaw recuerda:

“Los primeros metros eran muy francos, con anclajes duros de dedos; pero gradualmente se hacía ancha, hasta que a unos siete metros del suelo se podía meter la puntera de una bota. Y allí, la pared de la derecha estaba ligeramente separada, planteando un posible cambio, que parecía imposible desde abajo. Al principio, todos los intentos fueron rechazados. Incluso una escalera humana, con los más pesados abajo con botas, y, los más ligeros, calzados con zapatillas ligeras de goma, colocados encima. Pero todo sin éxito. En nuestra desesperación intentamos alguna sección de placa brillante y siniestra, a la vuelta derecha del diedro. Todo en vano”


Mientras, en la ciudad de Manchester llovían los comentaros acerca del debate suscitado por el relativo mérito de la escalada en placas, y sobre la de fisuras. Morley Wood, a quién le había pasado de todo en su vida menos caerse escalando una placa, comenzó a aficionarse a la escalada en fisura. Pigott, el especialista en fisuras que estaba en la picota, tenía una nueva preferencia por las placas.

En el siguiente intento las condiciones meteorológicas fueron muy malas, y Pigott cayó enfermo. Sin embargo animó a los demás a que fueran a intentarlo de nuevo, incluso llegando a ofrecer su clavija más preciada para tal efecto, esa que siempre llevaba reservada en sus pantalones de escalada.
Hendshaw fue introducido en las lavadas placas y pronto se bloqueó. Wood, el converso de las fisuras, insertó hábilmente una piedra en forma de cuña en la fisura, ató un cordino a ella, e hizo subir a Hendshaw por este. Entonces, una vez ganada la posición, decidió subirse a hombros de Hendshaw para continuar. En ese momento la piedra empotrada cedió, y dió con los dos en la repisa.



Morley Wood





“Lo que salió en claro de aquello es que Morley Wood fue el responsable de la idea de empotrar cuñas de piedra en aquella fisura. Debemos decir que desde ese momento cualquier otro miembro de la cordada fue relegado a un segundo plano. Pero Morley Wood fue el primero que concibió, organizó y, eventualmente, puso en práctica tal diabólico plan. Y si algunas de aquellas piedras insertadas se quedaron allí, solo fue por obra de la Providencia, y no por su destreza en la colocación. ¿Qué habría pasado si la piedra de Moorley no se hubiera desprendido?” (comenta Hendshaw)


Los tres de la cordada regresaron a la tarea el 1 de mayo de 1927, con J.F.Burton, su cámara, y un puñal de hielo llevado por insistencia de Pigott. Pigott entró con decisión sobre el viejo cordino (que había pasado allí todo el invierno), luchó con gran esfuerzo la fisura, y pudo alcanzar la pequeña repisa de la derecha, que había sido un objetivo durante tanto tiempo.

“Nuestro líder había llegado exhausto hasta este punto, y subido en la repisa reclamaba que subiera un hombre con agallas…Como no teníamos ninguno de sobra, le atamos unas cuantas piedras de diferentes tamaños en un pañuelo, y se las mandamos para arriba por la cuerda. Insertó una de ellas en una fisura, y se aseguró a si mismo pasando por ella la cuerda. Aquel nudo, y nuestra bendición, le posibilitó superar la fisura y escalar un empinado muro a la derecha, para balancearse y enlazar con otra pequeña repisa que le llevó al final del largo” (Hendshaw)





P.L.Roberts y Jake Cooke escalando la larga fisura en una de las priomeras repeticiones.





Esta fue la tirada crucial que abrió, realmente, la opción en el Espolón. Wood fue remontado literalmente, y el último y empinado largo fue problemático para el cansado líder, pero fue solventado por Wood lanzando la cuerda sobre una beta saliente, y enganchándola por el otro lado desde abajo, del modo clásico en que luego tanto se hizo. Pronto, todos estuvieron reunidos en la Green Gallery.

A día de hoy, la Pigott´s Climb ya no tiene ese aura de fiereza que caracterizó a las primeras ascensiones. Si embargo sigue siendo una escalada seria y vigorosa, más dura que muchas posteriores de Cloggy. El modo en el que el grupo de Rucksackers llevaron acabo sus secretos ataques parecería algo más característico de la década de los años 60´s, que de los 20´s.
Su prolongado asedio fue exitoso pero su ambición no fue del todo satisfecha. Con una batalla vencida, inmediatamente pusieron su mirada en la siguiente: el ataque al Espolón Oeste.



Traducción del libro editado en 1971:

"The Black Cliff" (Crew/Soper/Wilson)

(que cuenta la historia de Clogwyn du´r Arddu, la mitica escuela galesa que ha visto pasar a todas las leyendas de la escalada inglesa)

La Piggot´s Climb es la primera escalada, documentada, en la que se utilizaron piedras empotradas en las fisuras (anudadas por cordinos) , con intención de asegurar a los escaladores y de servirles de ayuda a la progresión.